noviembre 23, 2012

Las medidas de apoyo a la familia son soportables, el problema es de voluntad política

La confluencia de la crisis económica que azota brutalmente a millones de familias, y los recortes en el gasto público asociados a la política del Gobierno, están haciendo mucho más dura la vida de las familias españolas. Parece de justicia que el Gobierno discrimine positivamente a la familia a la hora de definir tanto las políticas de gasto público como las fiscales, pues la familia sigue realizando una labor de inmensa eficacia social que, sino fuese atendida por las propias familias, generaría nuevas fuentes de gasto público.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.