julio 31, 2014

Los pollos y los hijos

El domingo pasado mi hijo estaba esperando fila en una tienda de pollos asados. Había mucha gente y el sol imperaba en ese mediodía del mes de julio salmantino. Tenía el encargo de comprar dos pollos y una ración de patatas. Mientras esperaba, prestó atención a las conversaciones que estaba manteniendo la gente que junto él guardaba su turno.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.