Aborto: la Izquierda ha traicionado la santidad de la vida

Mary Meehan, The Progressive , Septiembre 1980
(en http://www.swiss.ai.mit.edu/~rauch/nvp/consistent/meehan_progressive.html )

Más que ninguno, el tema del aborto ilustra la tendencia ocasional de la Izquierda de plasmar en forma tan entusiasta lo que se llama una «reforma» que olvida pensar el tema en detalle. Es irónico que tantos en la Izquierda hayan hecho sobre el aborto lo que los conservadores y los liberales de la Guerra Fría hicieron sobre Vietnam: marchaban en la dirección equivocada, para pelear la guerra equivocada y contra el pueblo equivocado.
Algunos de los que compartimos las luchas antibélicas de los ´60 y de los comienzos de los ´70 ahora somos activos en el movimiento por el derecho a la vida. No disfrutamos al oponernos a nuestros viejos amigos sobre el tema del aborto, pero sentimos que no tenemos opción. Nos movilizamos por lo que las feministas pro-vida llaman la «cosa coherente»: la creencia que el respeto a la vida humana demanda oponerse al aborto, a la pena capital, a la eutanasia y a la guerra. No pensamos que tenemos ni el lujo ni el derecho de elegir algunos tipos de asesinato y decir que ellos son correctos, mientras otros no lo son. Una vida humana es una vida humana, y si la igualdad significa algo, significa que la sociedad no puede valorar algunas vidas humanas más que las otras.



Hasta la década pasada, los partidarios de la Izquierda y de la Derecha estaban de acuerdo en una norma: todos protegíamos a los jóvenes. Éste no era simplemente un acuerdo sobre una cuestión ética, sino que también era una expresión del instinto, tan profundo y antiguo que muy raras veces requería explicación.



La protección de los jóvenes incluía la protección de los nonatos, pues el aborto estaba prohibido por las leyes estatales en todo Estados Unidos. Esas leyes reflejaban un consenso ético, no basado exclusivamente en la tradición religiosa sino también en una evidencia científica: que la vida humana comienza en la concepción. La prohibición del aborto en el antiguo Juramento Hipocrático es bien conocida. Menos familiar para muchos es el Juramento de Ginebra, formulado por la Asociación Médica Mundial en 1948, que incluía estas palabras: «mantendré el respeto máximo por la vida humana desde el momento de la concepción». Una Declaración de los Derechos del Niño, adoptada en 1959 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, declaraba que «el niño, en razón de su inmadurez física y mental, necesita salvaguardias y cuidados especiales, incluyendo apropiada protección legal, antes al igual que después de su nacimiento».



No es mi propósito explicar por qué las Cortes y los Parlamentos rechazaron en muchos países esta tradición pocas décadas atrás, aunque sospecho que su accionar fue en gran medida un sometimiento a los logros técnicos –si inventos tales como los aspiradores por succión pueden ser llamadas logros técnicos. Pero es importante preguntarse por qué la Izquierda en Estados Unidos aceptó en general el aborto legalizado.



Un factor fue el popular argumento [rationale] libertario civil respecto a la libertad de elección en el aborto. Muchas feministas la presentaron como un derecho de las mujeres para controlar sus propios cuerpos. Cuando surgió la objeción que el aborto arruina el cuerpo de otra persona, ellas responden que a) no es un cuerpo, sino una «burbuja de protoplasma» (en consecuencia, muestran una total ignorancia de la biología); o b) no es realmente una «persona» hasta que nace. Cuando se sugirió que ésta es una decisión completamente arbitraria, no respaldada por ninguna evidencia de la biología, dijeron «bien, ése es el punto de vista de ustedes. Se trata de una cuestión de la conciencia individual, y en una sociedad pluralista la gente debe ser libre para seguir su conciencia».



Por desgracia, muchos liberales y radicales aceptaron este punto de vista sin plantear ningún otro interrogante. Quizás muchos sabían que un feto de ocho semanas tiene una forma plenamente humana. Ellos no se preguntaron si los dueños de esclavos americanos antes de la Guerra Civil tenían razón al visualizar a los negros como inferiores a los seres humanos y privados de propiedad, o si los nazis estaban en lo correcto al visualizar a los pacientes mentales, judíos y gitanos como menos que humanos y en consecuencia sujetos a la solución final.



El tema de las clases proveyó otro argumento. A finales de 1a década de 1960, los liberales estaban preocupados a causa de la evidencia que las mujeres ricas podían abortar independientemente de la ley, al ir a cautelosos médicos de la sociedad o a países donde el aborto era legal. Ellos se preguntaban por qué las mujeres pobres debían ser excluidas de algo que las mujeres ricas podían hacer. Se podría arrojar este argumento sobre sus cabezas, preguntando por qué a los niños ricos se les debe negar la protección que tienen los niños pobres.



Pero los activistas pro-vida no querían que el aborto fuese un tema de clases, para unas o para otras. Ellos querían poner fin al aborto en todos lados, para todas las clases. Y mucha gente que había experimentado la pobreza no pensaba que proveer el aborto legal era algo favorable para las mujeres pobres. Es por eso que en 1972, cuando una Comisión presidencial sobre el crecimiento poblacional recomendó la legalización del aborto, en parte para remover la discriminación contra las mujeres pobres, algunos miembros de la Comisión se opusieron. Una de ellas fue Graciela Olivarez, una chicana que era activista de derechos civiles y que se desempeñaba en tareas contra la pobreza. Olivarez, quien posteriormente fue nombrada para presidir la Administración de Servicios Comunitarios del Gobierno Federal [Federal Government’s Community Services Administration], había conocido la pobreza en su juventud en el sudoeste. Con un toque de amargura, dijo al expresar su disenso: «los pobres claman por justicia e igualdad y nosotros respondemos con la legalización del aborto». Olivarez hizo ver que con frecuencia los negros y los chicanos no han sido queridos por la sociedad de los blancos. Ella agregó: «creo que en una sociedad que permite que la vida de cualquier individuo (nacido o no nacido) dependa de que esa vida sea “querida” o no, todos los ciudadanos están en peligro». Luego ella dijo a la prensa: «no tenemos iguales oportunidades. El aborto es una salida cruel».



Muchos liberales estaban demasiado convencidos por un argumento Iglesia/Estado que seguía estrictamente esta línea: «la oposición al aborto es un punto de vista religioso, en particular un punto de vista católico. Los católicos no tienen atribuciones para imponer sus puntos de vista religiosos al resto de nosotros». Es verdad que la oposición al aborto es una postura religiosa para muchas personas. Judíos ortodoxos, mormones y muchos grupos protestantes fundamentalistas también se oponen al aborto (así procedieron las corrientes principales de las Iglesias Protestantes hasta hace pocos años). Pero muchas personas están contra el aborto por rezones que son independientes de la autoridad religiosa o de las creencias. Inclusive muchas estarían contra el aborto aunque perdieran su fe; otros se oponen a él luego que han perdido su fe o aunque nunca hayan tenido fe. Sólo si se puede probar que sus fundamentos no-religiosos para oponerse carecen de sustento la prohibición legal del aborto podría ser llamada claramente una disposición de la religión. Las fuerzas pro-aborto se concentran fuertemente en los argumentos religiosos contra el aborto y generalmente ignoran los argumentos seculares, posiblemente porque no pueden contestarlos.



Más todavía, una razón más emocional es que demasiados conservadores se oponen al aborto. Muchos liberales tienen dificultades para aceptar la idea que Jesse Helms puede tener la razón en algo. No entiendo demasiado esta actitud. Simplemente por la ley de los promedios, algunas veces él ha de tener razón en algo. Al frente de la Marcha por la Vida en el Capitolio de Estados Unidos el año pasado y al escuchar al Senador Helms decir que «rechazamos la filosofía que la vida debe ser solamente para los planeados, los perfectos o los privilegiados», yo pensaba que él estaba haciendo una buena declaración sobre los Derechos civiles.
Si mucho del liderazgo del movimiento pro-vida es del ala derecha, se debe en gran parte a la defección de la Izquierda. A nosotros, la «gente pequeña» que marchamos contra la Guerra y ahora marchamos contra el aborto, nos gustaría ver a los líderes de la Izquierda hablando a favor de los nonatos. Pero vemos solamente a unos pocos, como Dick Gregory, Mark Hatfield, Jesse Jackson, Richard Neuhaus, Mary Rose Oakar. La mayoría de los otros o bien evitan el tema o apoyan el aborto. Nos espanta su incoherencia. Y no nos impresionan los argumentos que deberíamos trabajar y votar por ellos porque son buenos en temas tales como los fondos para alimentos y los servicios médicos.



Aunque muchos liberales y radicales aceptaron la legalización del aborto, hay signos de disgusto respecto a esto. Dile a alguien a que la respalda que tú tienes muchos problemas con el tema, y ella está dispuesta a decir, rápidamente, «oh, no creo que yo podría a veces tener alguno, pero…» o «yo no soy realmente pro-abortista; soy pro-elección» o «personalmente me opongo a ello, pero…». ¿Por qué ellos se oponían personalmente a ello si no hay nada erróneo en la despenalización?



Quizás tal disgusto es un signo que muchos en la Izquierda están dispuestos a asumir otra postura en el tema del aborto. Con la esperanza de contribuir a una nueva perspectiva, ofrezco los siguientes puntos:
Primero , no es característico de la Izquierda rechazar al débil y al desamparado. El signo tradicional de la Izquierda ha sido su protección de sumergidos, los débiles y los pobres. El niño nonato es la imagen más desamparada de la humanidad, inclusive más necesitada de protección que el pobre granjero arrendatario, el paciente mental o el balsero en alta mar. El instinto básico de la Izquierda es ayudar a quienes no pueden ayudarse… y ese instinto es absolutamente sólido. Es lo que hace que su propuesta siga siendo humana.



Segundo, el derecho a la vida subyace y sostiene todos los otros derechos que tenemos. Como dijeron Thomas Jefferson y sus amigos, es evidente de por sí. Lógicamente, al igual que en nuestra Declaración de la Independencia , se presenta antes que el derecho a la libertad y el derecho a la propiedad. El derecho a existir, a ser libre de la agresión de otros, es la base de la igualdad. Sin ese derecho, los otros derechos son insignificantes, y la vida se convierte en una especie de guerra en la que la fuerza decide todo. No hay igualdad, porque la conveniencia de uno precede a la vida de otro, basado exclusivamente en que la primera persona tiene más poder. Si no protegemos este derecho para todos, no está garantizado para nadie, porque cualquiera puede tornarse débil y vulnerable al ataque.



Tercero, el aborto es un tema de Derechos Civiles. Dick Gregory y muchos otros negros ven al aborto como un tipo de genocidio. La confirmación de esto se introduce en la experiencia de activistas pro-vida que encuentran un abierto fanatismo cuando hablan con votantes blancos sobre la financiación pública del aborto. Muchos votantes blancos creen que el aborto es una solución para el problema del bienestar y una forma de lentificar el crecimiento de la población negra. Yo trabajé dos años atrás para un candidato liberal pro-vida, quien estaba aterrado por la cantidad de comentarios contra los negros que encontró cuando discutía el tema. Y el Representante Robert Dornan, de California, un líder conservador pro-vida, dijo en una oportunidad a sus colegas en la Cámara: «he escuchado a muchos republicanos intransigentes jactarse respecto a cuán conservadores eran ellos en el plano fiscal y luego decirme que yo era un idiota en el tema del aborto». Cuando le pregunté por qué, Dornan dijo que ellos susurraban «porque tenemos que contenerlos, tenemos que detener el crecimiento poblacional». Dornan explicitó: «para ellos, el crecimiento poblacional significa negros, portorriqueños u otros latinos», o todo aquel que «no debería proporcionar más que una benigna carga –o dos- “sobre la sociedad”».



Cuarto, el aborto explota a las mujeres. Muchas mujeres son presionadas por los esposos, amantes o padres para que se sometan a abortos que ellas no desean. Algunas veces la coerción es sutil, como cuando un esposo se queja de los problemas financieros. Algunas veces es abierta y cruda, como cuando un novio amenaza con poner fin a la relación, a menos que la mujer se someta a un aborto, o cuando los padres le ordenan a una menor de edad practicarse un aborto. Los activistas pro-vida que ofrecen «consejería clínica» (parándose frente a las clínicas abortivas, tratando de hablar a cada mujer que ingresa, urgiéndola a tener el hijo) informan que muchas mujeres que ingresan solas a las clínicas están deseando hablar y escuchar. Algunas cambian de idea y deciden contra el aborto. Pero una mujer que es acompañada por alguien más muchas veces no tiene la oportunidad de hablar, porque el marido, el novio o el padre son muy hostiles al que trabaja a favor de la vida.


Juli Loesch, una escritora feminista/pacifista, hace notar que las feministas quieren que haya hombres que participen más en el cuidado de los hijos, pero el aborto le permite a un hombre desviar toda la responsabilidad hacia la mujer: «él puede comprar el modo de quitarse la responsabilidad de encima, haciendo “la oferta” para “el procedimiento”». Ella agrega que el rol sexual del hombre «implica exactamente nada: ninguna relación. ¿Cuán rápidamente el “derecho de una mujer a elegir” llega a servir como el “derecho de un hombre a usar”?». Y Daphne de Jong, una feminista de Nueva Zelanda, afirma que «si las mujeres deben someterse al aborto para preservar su estilo de vida o su carrera, su status económico o social, ellas están promocionando un sistema proyectado y gobernado por los hombres por mera conveniencia». Ella agrega: «de todas las cosas que se hacen a las mujeres para adecuarlas a una sociedad dominada por los hombres, el aborto es la invasión más violenta de su integridad física y psíquica. Es un ataque más profundo y más destructivo que la violación…».



Loesch, de Jong, Olivarez y otras feministas pro-vida creen que los hombres deben compartir el peso que representa la crianza de los hijos, más que lo que hacen en el presente. Y de Jong presenta un punto radical cuando dice: «aceptar soluciones a corto plazo como el aborto solamente retrasa la implementación de reformas reales como la maternidad decente y desiste de la paternidad, la protección laboral, los cuidados médicos de alta calidad, la responsabilidad comunitaria para las personas dependientes de todas las edades, y el reconocimiento de la contribución económica de los que se ocupan de los niños». Olivarez y otros también han reclamado por el desarrollo de anticonceptivos más seguros y más efectivos para hombres y para mujeres. En su disenso de 1972, Olivares resaltó irónicamente que «la ciencia médica ha desarrollado cuatro formas diferentes para asesinar a un feto», pero «no ha desarrollado un anticonceptivo de uso seguro para todos».



Quinto, el aborto constituye una fuga de una obligación que se debe a otro. Doris Gordon, coordinadora de los Libertarios para la Vida, lo plantea a su manera: «los niños nonatos no son la causa que provoca que las mujeres se embaracen, sino que son los padres los que hacen que sus hijos estén en el vientre, y como resultado de ello, esos hijos necesitan cuidado paternal. Como principio general, si somos la causa de la necesidad de cuidados para otro, como cuando provocamos un accidente, adquirimos una obligación hacia esa persona… No tenemos derecho a ordenar matarla para extinguir una obligación».



Sexto, el aborto brutaliza a los que lo llevan a cabo, lo sobrellevan, pagan por él, se benefician con él y permiten que ocurra. Muchos de nosotros miramos hacia otro lado porque no queremos pensar sobre el aborto. Una parte de la realidad se bloquea dado que no se quiere ver cuerpos rotos saliendo de casa o yendo a un incinerador en esas aterradoras bolsas plásticas. Las personas niegan su propia humanidad cuando rehúsan identificarse o al menos reconocer el dolor de otros.



Con algo que es peor: ellos están haciendo dinero mediante la miseria de otros, de las mujeres explotadas y los niños muertos. Médicos, comerciantes y directores clínicos están haciendo una gran cantidad de dinero a partir del aborto. Trabajos e ingresos elevados dependen del aborto, es parte del producto bruto nacional. Los paralelos de esto con el complejo industrial-militar deberían ser obvios para cualquiera que estuvo involucrado en el movimiento contra la guerra.



Y el argumento de la «pendiente resbaladiza» es correcto: realmente, la gente pasa de aceptar el aborto a aceptar la eutanasia, la «selección» para el problema del hambre y la «ética del salvamento» como una guía general para el comportamiento humano. Nos dejamos caer por la pendiente que nos retrotrae a la jungla.



Para salvar a los niños más pequeños, y así salvar su propia conciencia, la Izquierda debería pronunciarse contra el aborto.

[Mary Meehan ha escrito para Inquiry, The Nation, The Washington Monthly , The Washington Post y otras publicaciones]. [Traducción de José Arturo Quarracino]?

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.