De derechos y obligaciones

Ayas CorreasEl único derecho de los ciudadanos que debe incluirse en la Constitución es el de ser iguales ante la Ley , “sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de sexo religión opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social “ Todos los demás sobran, bien porque no hace falta citarlos expresamente o bien porque no son, en realidad, tales derechos.

En cambio faltaría incluir las principales obligaciones, que derivadas del derecho a la igualdad de los ciudadanos, tienen los gobernantes y las administraciones públicas respecto a estos.

Digo todo esto por los cambios ideológicos y económicos que se están introduciendo en el tema de la educación últimamente.

La igualdad ante la ley sin discriminaciones obliga a los gobernantes, por ejemplo, a financiar de igual forma y manera a todo centro educativo autorizado, lo gestione quien lo gestione. Ya está bien de manipular ideológica y sectariamente los pagos, ayudas y subvenciones a los centros concertados. Así, además, también se cumpliría la obligación de respetar el derecho a que los padres elijan el tipo de enseñanza que deseen para sus hijos, dejándose de medidas administrativas regulatorias de distritos y cosas por el estilo que no tienen, en la mayoría de los casos, más objetivo que el de discriminar e impedir la libre elección del centro.

No soy partidario del sistema de becas. Creo que lo justo, y concordante con el bien común, sería un sistema de préstamos sin intereses, a devolver una vez finalizada la etapa formativa y en plazo holgado y dilatado. De esa forma los recursos volverían a la sociedad y se podría ayudar a más personas. Pero si se mantiene el sistema de becas, la Administración no tiene derecho a discriminar a nadie en función del centro que éste elija.

Acabo con un apunte: la enseñanza llamada “pública”, en los distintos niveles educativos, en España por desgracia no es neutral, como debería serlo. Es discriminatoria ideológicamente y en ocasiones sectaria. Valga como prueba la tristemente famosa Facultad de Políticas de Somosaguas.  Si tenemos ocasión y la benevolencia de los lectores, espero escribir en un futuro sobre, en mi opinión, este importantísimo tema.

Artículo de Juan Luis Ayas Correas, colaborador del Foro Valenciano de la Familia.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.