Diálogo y Verdad

El encuentro entre el Cardenal Cañizares y el expresidente Zapatero puso de manifiesto, en la mejor tradición europea, que el diálogo siempre es posible. Desde Sócrates sabemos que el diálogo puede ser un camino hacia la verdad si los contertulios admiten que la realidad es cognoscible y compartible su conocimiento y que la verdad es asequible al ser humano. Esta es una gran lección para los jóvenes que, como los de hoy,  deben construir su vida y su participación en la sociedad en un contexto pluralista y multicultural. El diálogo sincero ayuda a superar el relativismo si se abre a verdades compartidas y convicciones comunes.

Desde dos cosmovisiones claramente diferentes pero ancladas en la tradición intelectual europea, el cardenal católico y el que en su día se definió a sí mismo como rojo y feminista concluyeron su debate con una apuesta por lo mejor de nuestra juventud, cantando ambos las virtudes de nuestros jóvenes (preparados, solidarios, cargados de ambiciones nobles, etc) y sin desconocer los peligros que les rodean como el consumismo y la ausencia de posibilidades de trabajar.

¡Ojalá nuestros jóvenes aprendan de los dos contertulios del diálogo de ayer que merece la pena hablar, esforzarse por buscar la verdad, compartir con los demás el camino arduo del esfuerzo humano por aclararse! Cuando hay diálogo sincero y no un mero echarse en cara  los respectivos puntos de vista se está  construyendo sociedad: pues las sociedades fuertes se fundan no en  miedos comunes sino en verdades y proyectos compartidos. En una época de gentes desesperanzadas, de crisis antropológica, de miedos propios de sociedades que se tambalean carentes de fundamentos compartidos, de economías que hacen agua por el vacío moral de muchos de los agentes que las sostienen, es reconfortante que resurja el mejor espíritu universitario de búsqueda compartida del saber sobre lo humano, saber del que la Iglesia es maestra como recordó Cañizares y del que la modernidad está muy necesitada como subrayaron ambos intervinientes en el diálogo de ayer.

Qué esperanzador sería que muchos jóvenes españoles hablasen con cariño del hombre y su dignidad, de la libertad y la responsabilidad y parasen mientes en ello una y otra vez buceando en lo mejor de nuestras raíces como lo hicieron ayer un cardenal católico y un “rojo” oficial expresidente de España.

 

La razón, 29/06/2012

Benigno Blanco

Presidente del Foro de la Familia

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.