Es absolutamente falso que la sentencia del TC haya cerrado este debate en España

La sentencia del TC que considera constitucional el matrimonio entre personas del mismo sexo, no implica que sea anticonstitucional el matrimonio reservado a la unión entre hombres y mujeres. Por lo tanto, en España quienes se preocupen por esta cuestión tienen que optar entre uno u otro de estos dos modelos de regulación que resultan constitucionales en nuestro país. Es absolutamente falso que la sentencia del TC haya cerrado este debate en España.

Los políticos que, amparándose en la sentencia del Tribunal Constitucional, pretenden rehuir su responsabilidad de defender una u otra regulación de las posibles, están actuando con cobardía y rehúyen su responsabilidad como legisladores.

Como ciudadanos preocupados por el matrimonio y la familia, nosotros optamos por la regulación del matrimonio como institución específica para hombre y mujer, y seguimos defendiendo que tal regulación es la más conveniente para nuestro país, y la que ayudaría a construir una sociedad más justa, más libre, más solidaria y más abierta a un futuro lleno de vida. Y en consecuencia, seguiremos trabajando para modificar la vigente legislación declarada constitucional por el TC que consideramos es profundamente errónea e injusta; y para ello intentaremos convencer a la mayoría de los ciudadanos de esta tesis para así lograr que haya una mayoría política en el Parlamento algún día que restablezca el matrimonio verdadero en nuestras leyes.

Este debate no sólo no está cerrado, sino que adquiere ahora nuevo impulso al haber una mayor necesidad aún de que los ciudadanos responsables defiendan el matrimonio cuando se niegan a hacerlo el TC y los partidos políticos mayoritarios.

La apuesta por el matrimonio es para siempre y por tanto, no nos desaniman ni sentencias ni leyes ni presiones sociales.

4 Comentarios

  1. Antonio Saavedra

    Eltítulo me parece llamativo e innecesariamente manipulador: la sentencia del TC no ha cerrado ningún debate, pues no impide la boda de mujeres con hombres. ¡Hasta ahí podría llegar!
    Sí viola la Historia y el sentido común, e invade la intimidad propia de la pareja natural, cuya justificación omito por ser tan genitalmente tan evidente.
    Para mí hubiera bastado, como se ha dicho hasta la saciedad, con asumir el hecho de la convivencia de parejas homo, reservando el término matrimonio a las parejas de heteros, y utilizando para aquéllas otro diferente, como en Francia a la que tanto nos gusta imitar. Pero era un trágala zapateril, que el nuevo Gobierno no se atreverá en resolver.

  2. Pablo

    Con esta lamentable sentencia, el único debate que se ha cerrado es el que certifica la parcialidad y sectarismo de estos políticos disfrazados de jueces. Y claro ha quedado también la tibieza y mediocridad de un gobierno que incumple su programa político, engaña a los españoles y no es fiel a su palabra. Se les podrá reconocer su esfuerzo por superar la crisis económica, pero en lo que respecta a la crisis de valores, aboliendo en España el auténtico matrimonio, en eso, son cómplices. Señor Rajoy, señor Gallardon, Tendrán su recompensa en las urnas, las próximas elecciones.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.