Excalibur sí, fetos no

bebe_londres¿Se imaginan que estas manifestaciones se produjesen ante una clínica de abortos para expresar el rechazo al sacrificio de vidas de no nacidos que allí se producen con eficacia tecnológica y frialdad industrial todos los días? Seguro que lloverían las denuncias contra los manifestantes y los descalificativos más agresivos lloverían de todos lados.

¿Qué le pasa a nuestra sociedad para ser capaz de generar movilizaciones con amplio reflejo en todos los medios ante el sacrificio de la vida de un perro por razones de salud pública,  a la vez que el silencio rodea la práctica del aborto, cotidiana, rutinaria y financiada por el Estado? He visto imágenes en tv de manifestantes defensores de Excálibur gritando en la calle: “¡es un ser vivo!”. Y yo me pregunto: el  pequeño no nacido que crece en el útero materno, ¿qué es? ¿una cosa? ¿Porqué su vida no le importa a todos esos que se movilizan por el can Excálibur? ¿Porqué tantos medios de comunicación que reflejan el movimiento social pro-perro no se ocupan del movimiento social pro-niño-no-nacido con la misma energía?

No prejuzgo si la decisión de las autoridades sanitarias respecto a Excálibur es acertada o no.  No tengo información suficiente para ello y, por tanto, en principio me fío de la autoridades sanitarias y su competencia en la materia; no creo que les ilusione sacrificar perros por diversión. Pero, por lo mismo no puedo dejar de asombrarme ante la indiferencia general ante lo que alguien ha denominado como “el genocidio silencioso”, el inmenso drama del aborto en nuestros días. Esta reflexión es inevitable en estos días en que el Gobierno acaba de anunciarnos que seguirá en vigor la “ley del aborto” de Aído/ZP, es decir, una ley que trata al no nacido de la especie humana con menos respeto del que los manifestantes de estos días exigen para Excálibur y del que nuestras leyes otorgan a la flora y la fauna.

 

Benigno Blanco

Presidente del Foro de la Familia

La Razón 10/10/2014

3 Comentarios

  1. Juan Carlos López

    Después de ver y leer las tonterías vertidas sobre el “martir Excalibur”, temo la organización de una recogida de firmas que promueva el cambio de nombre de una calle.
    Pongamos “Severo Ochoa” por “Excalibur”.
    ¡Menuda tropa!.

  2. Miguel

    ¿Qué han hecho los políticos con el maravilloso pueblo español? Es increible la degradación intelectual a que hemos llegado: ¡¡¡Más importante un perro que una persona!!! En términos coloquiales modernos:¡Vaya comedura de coco!

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.