La maternidad subrogada

Si olvidamos el eufemismo y lo llamamos por su nombre, “vientre de alquiler”, sobrarían todos los comentarios, porque a las mujeres no se nos alquilan nuestros cuerpos, ni nuestros vientres, ni nuestra dignidad.

El deseo de las parejas estériles debe ser escuchado por la sociedad y buscar entre todos una solución razonable, pero esa solución no puede pasar por tratar a las mujeres como vasijas de usar y tirar; nuestros cuerpos no deben ser objeto de mercadeo, no podemos ser utilizadas para satisfacer un deseo por muy bueno y loable que éste sea.

Ser padre no es un derecho, es una suerte que tienen algunos, y sólo durante una etapa de su vida. Ahora la ciencia permite ser padre por otros medios, pero no todo lo que se puede hacer se debe hacer, y mucho menos se tiene derecho sobre ello, el límite está en atentar contra la dignidad humana. La Declaración Universal de los Derechos Humanos establece la dignidad humana como pilar fundamental de los derechos humanos.

Como estudiante de derecho he de confesar que me resulta imposible entender el galimatías legal sobre la maternidad subrogada. Un niño podría ser objeto de derechos hasta por seis adultos, en la Comunidad Valenciana el feto acaba de ser considerado miembro de la familia para ayudas, colegios etc. ¿En un vientre de alquiler de quién sería ese nasciturus?

Pero que este lío legal no nos desenfoque de la verdadera pregunta: ¿Qué y para quién queremos legislar? Si es para un pequeño grupo de parejas acomodadas que están dispuestas a pagar entre 70.000 y 120.000 euros por tener un hijo biológico o para ayudar a parejas que están sufriendo por no poder tener un hijo pero que sólo tienen amor para dar. Si es para estos últimos, LEGISLEMOS, hagamos una ley de adopción RÁPIDA, SENCILLA Y ECONÓMICA, ayudemos a aquellas mujeres que, a pesar de no poder estar en disposición de criar a sus hijos, dan de forma altruista su gran tesoro, “su hijo”, a una pareja de valientes que quieren dar su tiempo, su amor, y, en definitiva, su vida para ayudar en el desarrollo de ese niño, de “su hijo”, aunque éste no sea biológicamente suyo.

Un hijo no puede ser una cosa, no debe ser objeto de transacciones económicas, no es el fin de un anhelo, es una persona. Comparto el dolor de algunos padres que han utilizado la técnica del “vientre de alquiler” al ver a las mujeres que estaban gestando a sus hijos y entiendo que quieran acabar con esa mafia; aplaudo su valentía por denunciar esa realidad (otros muchos no quieren saber nada) pero no se acaba con una mafia regulándola, se acaba con el sentido común.

En España existen 33.000 familias con certificado de idoneidad esperando adoptar y practicamos 95.0000 abortos todos los años. Un verdadero gesto de libertad sería que a esas 95.0000 mujeres que deciden abortar les pudiéramos dar la oportunidad y las ayudas para continuar con su embarazo y que pudieran dar a su hijo en adopción. ¿No sería eso proteger a la mujer y darle la verdadera oportunidad de elegir? ¿No tendrían que ir las leyes encaminadas a esa protección y a esa real elección? Si un 10%  de las mujeres que van a abortar en los próximos 4 años decidieran la adopción, no sólo harían felices a 33.000 parejas que desean fervientemente ser padres sino que tendríamos 33.0000 nuevos niños en el mundo, pero eso es aplicar el sentido común, y muchas veces no es el más común de los sentidos.

Artículo de Natalia del Arco Poza, delegada del Foro de la Familia en Salamanca. 

1 Comentario

  1. Edu

    Las mujeres deberían tener el mismo derecho a decidir en sus cuerpos que el hombre. Por lastima muchas mujeres son obligadas a hacerlo, ya bien sea por las mafias que lo mueven o porque por desgracia necesitan dinero . Por tanto son ellas mismas las que monetizan su cuerpo a cambio de llenar de alegría una familia rica que dispone de los medios que quiera para ser feliz…
    Siempre me ha dado mucha pena que la mujer sea objeto de provecho, lo que tampoco entiendo que esas mismas mujeres sean las que defiendan la supuesta libertad que presumen tener. Para mi ellas se encuentran atrapadas en un circulo vicioso donde lo principal es seguir las costumbres de casarse y tener familia…
    Es muy duro romper con el choque generacional y las creencias provenientes de los pensamientos que heredamos de manera subsconsciente. Me da pena que se lleguen a esto extremos con la ley, pero mi pensamiento es un no rotundo ante una sociedad injusta y sin remordimientos. Sinceramente creo que esto no se debería permitir en ningún país y de debería salvaguardar más la vida de las mujeres y de esos niños que sufren,

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.