¿Las pantallas son para el verano?

Remedar el título de una obra de teatro o una película, según se mire  – Las bicicletas son para el verano – para un artículo escrito no tendría mucho sentido si no es para destacar alguna relación entre ambos;  Pues es esta: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Independientemente de la edad que tengan tus hijos, nunca es mal momento para acercarse “más” a ellos. Para charlar sobre las mil y una novedades, para convertir las múltiples anécdotas de la convivencia en ocasión de “compartir” y de “sacar mejor partido a la vida”. El verano es un gran momento para todo ello. Seguramente este próximo verano tendrás varias ocasiones de hablar con tus hijos sobre temas muy relevantes:

  • “¿Cómo vamos a organizarnos el tiempo?”
  • “¿Qué cosas vamos a hacer juntos”
  • “¿Qué cosas podemos aprender juntos?”
  • “¿Vamos a jugar juntos con alguna pantalla?”
  • “En qué vamos a emplear cada uno los ratos de ocio?”

Las pantallas también pueden ser un motivo para acercarte a tus hijos, para conocer mejor sus gustos y, si espabilas un poco, para que valoren más tu “preparación para la vida”, tus consejos o recomendaciones y “tus gustos”. Lo cual seguro que es bueno. ¿Quieres saber algunas cosas que puedes enseñar a tus hijas y a tus hijos, cuando les veas este verano con la pantallita en la mano?

1º. Les puedes animar a que profundicen en Google Earth. Es una herramienta que casi todo el mundo conoce y usa. Pero casi nadie se detiene a conocerla a fondo y no suele leer las “Sugerencias de Inicio” que te ofrece al abrirla. Te aseguramos que pasaréis un buen rato y que descubriréis un montón de cosas de gran interés.

2º.  Si haces un viaje a cualquier parte, puede que sorprendas a tu hijo si te bajas la App “Phind”: Es una app para reconocer lugares y mostrarte información relacionada. Es algo así como el «Shazam» de las fotos. En vez de reconocer canciones, reconoce lugares. Para ello usa varias plataformas como Wikipedia, Facebook o TripAdvisor. No acierta siempre, pero no deberías tener problemas en lugares moderadamente conocidos.

3º. Por supuesto es el momento de recordarte que si deseas tener información de alguno de los videojuegos que utilizan tus hijos o mostrarles un videojuego interesante, te recomendamos nuestra App CONTRASTE, donde encontrarás toda la información sobre videojuegos, programas y series de TV y películas de cine. Y si no encuentras el videojuego concreto, nos escribes, nos lo indicas, y lo analizamos y comentamos para ti.

Junto a estos posibles buenos usos de las pantallas para el próximo verano, también queremos recordarte que  el exceso de tiempo ante una pantalla puede tener efectos secundarios nocivos para la salud. Por eso es conveniente controlar y limitar el tiempo que tu hijo pasa jugando con videojuegos, mirando la televisión y utilizando la tableta o la Red. La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) recomienda que los niños menores de 2 años no estén ante una pantalla, y que los niños mayores de 2 años no pasen más de 1 a 2 horas al día ante una pantalla, siempre que se elijan programas de calidad. Nuestra propia investigación nos lleva a afirmar, sin temor, que hasta los seis años, una hora es el máximo. Y que de los 6 a los 18, más de dos horas “jugando” ante una pantalla es un exceso. También deberías preocuparte de que los niños dispongan de una amplia variedad de actividades que puedan realizar en su tiempo libre, como leer, jugar con los amigos y hacer deporte, pues ya sabes que eso les ayudará mucho en el desarrollo saludable de su cuerpo y su mente.

Más ideas prácticas sobre cómo puede ser más productivo el tiempo que los niños pasan ante una pantalla:

  • Procura que en la habitación donde está el televisor haya muchos otros entretenimientos que no tengan que ver con pantallas (libros, revistas para niños, juguetes, juegos de mesa, lápices de colores, etc.)
  • Apaga el televisor durante las comidas.
  • Sé un buen ejemplo. Limita también el tiempo que dedicas a ver la tele.
  • Revisa la programación de televisión y las reseñas de los programas. Busca programas que pueda mirar toda la familia (p. ej., programas no violentos y adecuados para la edad de los niños que refuercen sus valores familiares). Elije programas, como aconseja nuestra AAP, que fomenten el interés y el aprendizaje de los hobbies y la educación (lectura, ciencia, etc.).
  • Utiliza la clasificación por edades. Algunos programas de televisión utilizan la clasificación de los contenidos por edades, que suele aparecer en la pantalla durante los primeros 15 minutos de un programa.
  • Habla con los niños sobre lo que ven en la tele y habla de tus propias creencias y valores. Averigua qué políticas siguen otros en lo que respecta a la tele. Habla con los padres de los amigos de tus hijos o con los “nuevos” vecinos en las vacaciones.

Y, sobre todo, en verano,  con pantalla o sin ella, intenta disfrutar con tus hijos de un tiempo juntos.

Domingo Malmierca
Director general adjunto de la Fundación Aprender a Mirar

 

 

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.