Los padres de familia, los héroes del siglo XXI

En el conjunto de tantas noticias negativas respecto a crisis económica, desempleo, divorcios y violencias varias que llenan los medios de comunicación, merece la pena resaltar el maravilloso ejemplo y la aportación a la sociedad de esos grandes aventureros de estos comienzos del S. XXI que son los padres de familia que, leales en su matrimonio y responsables de la transmisión a sus hijos de lo mejor de nuestra civilización, en silencio construyen día a día una sociedad humana, generan solidaridad eficaz y demuestran que el amor comprometido es posible y que hay razones para la esperanza.

Los hogares formados por gente leal, que se quiere, y que apuesta por la vida son sitios dónde se está construyendo lo mejor de la sociedad del futuro. Por esos padres de familia que merecen el reconocimiento y el agradecimiento  de todos, aunque no se fijen en ellos las cámaras de televisión ni se hable de ellos en el Parlamento.

Quienes están enseñando con su ejemplo y su palabra a los niños de hoy que el amor es posible y merece la pena son los héroes de nuestra época por los que merece la pena trabajar difundiendo información positiva sobre la familia y ayudando a las familias a organizarse para hacerse presentes también en la vida pública.

A esta labor de apoyo  y esfuerzo de la familia pretende contribuir como una iniciativa más el próximo congreso del Foro de la Familia que se celebrará en Madrid el 20 de octubre.

1 Comentario

  1. JF Calderero

    Gracias por reconocer esa enorme, en cuanto a número de personas y en cuanto a importancia vital, labor de MILLONES Y MILLONES de personas reales que en la práctica estamos cumpliendo con nuestras más elementales obligaciones humanas.

    Evidentemente no se fijan en nosotros las cámaras de TV ni los diferentes parlamentos lo cual sinceramente me encanta ya que, por su propia naturaleza, los medios de comunicación se ocupan de lo inusual, chocante, raro; ¿tendría sentido un titular que dijera algo así como «una madre ha dado el pecho a un niño de madrugada» o «un padre ha llevado los niños al colegio en el coche»?

    Mi leit motiv perenne es tratar de vivir (tarea no sencilla), y difundir este enfoque, centrado más en la acción concreta del hoy, ahora, con esta persona concreta (mujer, hijo/a, suegro/a, cuñado/a, etc.) que en la producción de literatura sobre lo bueno que es la familia. No digo que difundir el bien sea malo, sólo faltaría; digo que lo mejor es primero hacer y luego, si viene a cuento y procede, hablar; creo que es la forma más eficiente de difundir el bien.

    Una familia lograda, unida, alegre es el mejor «marketing» sobre la familia y sobre los demás valores humanos.

    Dicho esto os deseo un gran éxito en ese congreso del 20 de octubre del que no tengo ninguna duda de que contribuirá eficazmente a que aumente el número de familias logradas que estimulen a los demás a imitarlas.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.