No es mucho pedir

Parece que tras unas elecciones lo que toca es pedir al nuevo gobierno que lleve a cabo tal o cual política. La coyuntura actual no permite, si somos responsables, pedir algo que no pueda darse. Pedir un esfuerzo económico en políticas familiares que son importantes pero no son urgentes, cuando tantas y tantas familias están pasando necesidad, no parece razonable. Por ello, es momento de centrarse en lo fundamental, en aquello que no cueste dinero pero que suponga un gran avance después de años de políticas antifamiliares como las que se han llevado a cabo en los últimos años.

¿Y qué se puede pedir entonces? Se puede pedir un respeto a la vida del concebido y no nacido, se puede pedir que vuelva a situarse el matrimonio como la unión entre hombre y mujer y que se revise la legislación sobre el llamado “divorcio express” y así parar la sangría de rupturas que tanto daño está haciendo a la familia en general y a los niños en particular.

Ultimamente se habla mucho del invierno demográfico que sufre España. No nacen niños suficientes y eso nos puede llevar en muy breve plazo a hacer inviable la misma existencia de nuestra nación como ahora la conocemos. La solución a la despoblación pasa por la familia, pero las familias no tienen los hijos suficientes para permitir el relevo generacional porque la sociedad asfixia sus aspiraciones e imposibilita su desarrollo en plenitud. Un estudio reciente del INE afirmaba que la familia española tendría más hijos si las condiciones laborales se lo permitieran.

La misma OSCE en su informe del mes de junio de este año, insta a los gobiernos de Europa a introducir en sus políticas aquellas que tengan un marcado acento para favorecer a la institución familiar.

En definitiva, se puede pedir, porque no es mucho pedir, que las leyes se desarrollen con perspectiva de familia que consiste, simplemente, en tener presente que la familia es la institución más valorada por los españoles y que ayudando a la familia ayudamos a toda la sociedad a superar esta crisis que nos agobia. Unas leyes con perspectiva de familia no es mucho pedir.

Ignacio García Juliá,

Director General del Foro Español de la Familia

ABC Familia, Noviembre de 2011

 

2 Comentarios

  1. Juan Santiago Garrido Moreno

    Yo pienso que deberíamos crear un foro activo sobre este tema específico, aportando ideas creativas y eficaces para que la familia salga para adelante y surjan vidas. Continuemos con esta tarea.

  2. altamira

    Que se desarrollen políticas con perspectiva de familia… ¡muy bien! Pero ¿y si se permite seguir abortando a los niños, qué familia se puede formar?
    La primera perspectiva es nacer.
    Gracias.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.