La mujeres y el mundo rural

El 15 de octubre es el Día Internacional de las Mujeres Rurales. La celebración de este día internacional quiere poner en valor el papel de las mujeres rurales y su inestimable y poco valorada contribución al desarrollo.

Las mujeres rurales representan un cuarto de la población mundial y son el 43% de la mano de obra que trabaja en el campo.

Este año, el Día Internacional fija su atención en la despoblación rural para frenar la pérdida de población en nuestros municipios y propiciar el relevo generacional.

Para conseguir una igualdad efectiva de oportunidades entre mujeres y hombres, uno de los objetivos debe ser promover el desarrollo de las mujeres en el ámbito rural.

Asegurar que las mujeres rurales tengan acceso a recursos eficientes para llevar a cabo las tareas del campo es crucial para disminuir el hambre y la pobreza, y en general para el desarrollo sostenible de nuestros pueblos y de nuestra sociedad en su conjunto.

La masculinización de la actividad agraria, la escasa representatividad de las mujeres rurales en puestos de responsabilidad y toma de decisiones o la falta de oportunidades de las mujeres y de acceso en igualdad de condiciones a un empleo y a la propiedad de las tierras hacen que las mujeres rurales tengan dificultades añadidas.

Las mujeres jóvenes abandonan el mundo rural en busca de mejores oportunidades para ellas, sus hijos e hijas, y el progresivo envejecimiento del medio rural es una realidad que no desaparece, sino que aumenta con el paso de los años.

Desde el Foro de la Familia queremos hacer visibles, hoy y siempre, a las mujeres del medio rural y solicitamos a las Administraciones públicas que promuevan las condiciones y medidas de apoyo necesarias para que la mujer rural no se vea obligada a abandonar su medio.

1 Comentario

  1. Las administraciones públicas deben promover la mejora de condiciones para que la mujer rural tenga las herramientas necesarias para progresar en su medio, sin necesidad, como dice el post, de abandonar su lugar.

    Desgraciadamente la desigualdad sigue siendo parte indiscutible de nuestro ámbito cultural.

Dejar una respuesta