La intuición y la razón

La ciencia ha tenido que aceptar que el 90% de los conocimientos adquiridos son intuitivos. Jonn Bargh, psicólogo social nacido en IIinois (EEUU) en 1955, y que actualmente trabaja en la Universidad de Yale, afirma el predominio de la intuición sobre la razón. Este psicólogo y G.A. Ferguson, nacido en Canadá en 1954, argumentan: que la mayor parte del procesamiento, incluyendo el procesamiento de estímulos que influyen mucho en el comportamiento y la toma de decisiones, ocurre fuera de la conciencia.

Tenemos que estar muy atentos a los avances en la ciencia y aplicarlos rápidamente en nuestras aulas para que nuestros alumnos avancen y, por consiguiente, nuestra sociedad progrese.

Ahora se habla de competencias, -está muy de moda y debe ser así-. Competencias que deben aplicarse a los alumnos de forma coherente y con orden. Esto lo hago siempre en mi aula con mis alumnos desde hace treinta y siete años: conocimientos, habilidades, pensamientos, carácter y valores de manera integral en las diferentes interacciones que tienen los seres humanos para la vida en el ámbito personal, social y laboral.

Parece que se está descubriendo algo nuevo utilizando términos diferentes y realmente en educación casi todo está ya descubierto. Lo que hay que hacer es ponerlo en práctica y trabajar con coherencia, exigencia y cariño. Lógicamente, los cambios en los planes de estudios y las constantes divergencias políticas hacen que los perjudicados sean nuestros niños, nuestros jóvenes.

Por eso, lo fundamental, lo necesario, es un pacto de Estado para la educación y que se mantenga por mucho tiempo.

Volviendo a esas competencias, hay que decir que hay que centrarse fundamentalmente en cuatro, sin olvidar las demás:

  1. Mostrar a los alumnos las facultades para concentrar la atención. Tenemos que centrar la atención en la curiosidad.
  2. Habituarles desde pequeños a trabajar en equipo.
  3. Comunicación Digital entre nuestros alumnos.
  4. Métodos para resolver los problemas en lugar de idealizarlos.

Finalizo con unas palabras que utilicé en otro artículo, también sobre educación:

Tenemos una sociedad de competitividad, no de ayuda y colaboración. Debemos meternos todos en la cabeza que somos distintos, no sólo que somos los mejores, sino que somos distintos y que cada uno de nosotros aportamos todo lo bueno que poseemos para los demás. Si nos comparamos siempre perderemos, sufriremos y no servirá para nada. Las emociones son fundamentales, el tratar, valorar y reconocer a los demás es fundamental en esta sociedad de desapego y egoísmo. 

Autor: D. José Ramón Talero Islán, profesor de Educación Primaria.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.