UN DERECHO DE LOS HIJOS: LA AUTORIDAD DE SUS PADRES

Por fortuna, cada vez se habla y se escribe más sobre los Derechos del Niño, pero tal vez se  reflexione poco sobre uno fundamental: los hijos tienen el derecho a la autoridad de sus padres. Lógicamente, distinguiendo bien entre autoridad y autoritarismo, y rechazando esto último como algo muy negativo. Distinción que también sirve para destacar la importancia de ser verdaderos padres y madres de los hijos, y para desterrar el rol de padres y madres amiguetes, colegas o pandilleros.

A esta cuestión se ha referido el filósofo y sociólogo Gilles Lipovetsky en De la ligereza, libro de 2016 en el que ofrece un diagnóstico sugerente sobre la cultura actual. Concretamente, le dedica un parágrafo que titula «Padres cool, hijos frágiles» (padres guays, podría ser la mejor traducción castellana).

Lipovetsky da cuenta de los aspectos positivos −definitivos− del fin del autoritarismo familiar. Pero en seguida añade las sombras negativas del polo opuesto educativo, refrendadas por múltiples encuestas sociológicas: «La educación permisiva, en efecto, favorece el desarrollo de niños inquietos, hiperactivos, ansiosos y frágiles, porque se han educado sin reglas ni límites, sin figura que represente la autoridad (. . .). Está demostrado que este estilo educativo priva a los niños y más tarde a los adultos de recursos psíquicos suficientes para resistir la confrontación con la realidad, para adaptarse al mundo exterior, soportar las frustraciones y los conflictos».

Y aun nos deja más inquietos cuando este filósofo postmoderno, uno de los intelectuales franceses más destacados, muestra algunos escalofriantes datos y reflexiones en relación con la falta de autoridad educativa familiar: «En Francia, el 20% de las chicas y casi un chico de cada diez ya han intentado suicidarse antes de cumplir dieciséis años. La lógica educativa cool tiende a producir inseguridad psicológica, desestructuración de la personalidad, incapacidad para dominar los impulsos y deseos. Tal es la ironía de la ligereza hipermoderna». ¿Se puede decir más claro?

No se trata de juzgar a nadie ni de emitir una absurda simplificación, pero conviene no engañarse ni desconocer los dolorosos efectos sobre los hijos de la falta de autoridad y de la fragmentación familiar. También resulta clarificador aportar una mirada positiva y complementaria sobre esta misma cuestión, como la ofrece, por ejemplo, el experto pedagogo Gregorio Luri: «Cuando me preguntan cuál es la principal obligación de los padres no dudo en contestar que es la de quererse».

Pienso que en los tiempos actuales, la mejor autoridad familiar va de la mano del logro de una vida de familia alegre y de una comunicación con los hijos llena de sinceridad y de criterio ético. De conversar con ellos a solas cuando se han comportado de modo equivocado y de corregirlos con claridad pero sin desesperanza. De explicarles el mundo complejo y plural en el que tendrán que crecer. De saber decirles que no cuando hay que hacerlo. De llevarlos cortos de dinero para que valoren las cosas y no se hagan consumistas.

Además, habrá que formar su conciencia en los temas básicos de la vida, ofrecerles una brújula básica para orientar la existencia en sus primeros e inseguros pasos para que no se encuentren despistados o perdidos: Dios, el sentido de la vida, el amor, la felicidad, la sexualidad, los deseos, las virtudes, la ética, la pluralidad y la tolerancia con quien piensa distinto a nosotros, etc. En el fondo, dotarles de una identidad familiar fuerte para que no sean pasto de la propaganda o, carenes de criterios, imiten lo que hace todo el mundo. Y, por supuesto, exigirles también para que sean buenos estudiantes, porque solo así poseerán una personalidad recia para superar las dificultades.

«La primera carta de amor que leí fue el rostro de mis padres», escribía en Twitter el poeta Jesús Montiel. Porque otro rasgo fundamental que se aprende en la familia es el del amor incondicional. Y, por ejemplo, comer juntos y no discutir delante de los hijos lleva aparejado al crecimiento de chicos y chicas estables, con una autoestima fuerte.

La autoridad familiar provee de un estilo familiar de alegría y confianza, de una identidad familiar que forma la conciencia y las virtudes, y de la seguridad del amor incondicionado. A todo esto tienen derecho los niños.

 

UN DERECHO DE LOS HIJOS: LA AUTORIDAD DE SUS PADRES 1

    Iván López Casanova. Cirujano General. Máster en Bioética. Acaba de publicar Educar para la pluralidad. Ed., Rialp.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.