Una oportunidad perdida o la revolución copernicana pendiente

En psicología evolutiva, se llama Revolución Copernicana la que sufre el niño pequeño cuando percibe que él no es el centro del universo alrededor de cual gira todo, sino que él es uno más en un entramado de relaciones sociales. Tal percepción supone una auténtica revolución en su concepción del mundo, revolución obviamente imprescindible para su maduración personal.

En el  mundo de la Educación en España, el Estado no sólo no ha experimentado  esta Revolución, sino que sigue esforzándose tenazmente (LOE) en mantener y aumentar una concepción según la cual la Educación debe girar y ordenarse en torno a él, ya que  ésta no constituye más que un servicio público que él debe regir y controlar funcional, académica e ideológicamente.

Desgraciadamente, el borrador de Ley de la LOMCE no corrige esta situación y desaprovecha una oportunidad histórica, que quizá no vuelva a presentarse en muchos años.

Efectivamente, pocas veces la situación va a ser más propicia para efectuar un cambio en las bases filosóficas sobre las que se asienta la Educación en España, puesto que se parte de:

1º.  Una mayoría política  en el Parlamento,  que tendría que legislar, y en  la mayoría de la Comunidades Autónomas que tendrían  que implementar las Leyes.

2º.   Existe un fuerte rechazo al intervencionismo del Estado  en materia educativa, enunciado por la LODE y consagrado por la LOE, como lo prueba la gigantesca manifestación de noviembre de 2005 y el rechazo y contestación social  a signaturas como Educación para la Ciudadanía.  La mayoría de la población antepone la calidad de la enseñanza de sus hijos a muchas otras consideraciones.

3º.  Los resultados de las  numerosas pruebas internacionales (PISA, etc.), demuestran  sin  lugar a dudas la baja calidad de nuestro sistema educativo que está en  la base de nuestra falta de competitividad  y desempleo en muchos sectores.

4º.   En línea con el punto anterior, las tasas de fracaso y abandono escolar son escalofriantes, y sólo ellas deberían hacer pensar a los poderes públicos qué hay que hacer una transformación profunda del sistema educativo  de modo inmediato y que la dirección seguida hasta ahora es equivocada.

El borrador de la nueva Ley así lo reconoce en su exposición de motivos,  pero, sin embargo, se queda muy corta en el análisis y corrección de las causas que originan esta patología.

Estas son  tan sólo algunas de las razones que deberían hacer que el Gobierno del PP se decidiera a efectuar, por fin, esa Revolución Copernicana pendiente en materia de Educación. Sin embargo, como decíamos, el borrador de la LOMCE es muy tímido en esta área. El borrador,  en absoluto, redefine el sentido de la Educación  que se sigue considerando como un servicio público, tampoco modifica  el status de auténtica precariedad jurídica y financiera de los centros de iniciativa social, mantienen artículos como el 51.1 de la LODE y 88.1 de la LOE que prohíben explícitamente  la financiación de los centros vía aportaciones de los padres, etc.etc. ¿Tendría sentido  que las autoridades estatales prohibieses a los contribuyentes tener planes de pensiones complementarios a la pensión de jubilación a cargo de la Seguridad Social? , obviamente  no sólo no están prohibidos dichos planes de pensiones, sino incentivados fiscalmente. Pues eso es lo que se hace con los centros de iniciativa social con los mencionados artículos que van a seguir vigentes y que  prohíben las aportaciones de los padres a sus propios colegios.

Existe la tentación de pensar que la calidad de enseñanza no depende de estos factores, y que para mejorarla basta con modificar aspectos de la LOGSE o incorporar pruebas objetivas de evaluación a lo largo de los distintos ciclos. Esto último puede ayudar a mejorar algo el nivel de exigencia degradado por la LOGSE, pero en absoluto resolverá el problema de fondo que es que el Estado debe tener una posición subsidiaria en el tema de la Educación.

Hace tiempo que todas las democracias de la Europa occidental liberaron de su control áreas como el correo postal, las telecomunicaciones, etc., por entender que era la sociedad civil la que, por principio, debía ser la responsable de las mismas, además de llevar aparejado un importante ahorro de costes para el Estado y un mejor servicio  a la sociedad.

Pero lo que Jean François Revel  llamaba “la tentación totalitaria del Estado“  sigue impidiendo que la Educación pase a girar en torno a la sociedad civil y a los padres.

Esta Ley puede ser un paso cualitativo importante en la dirección correcta, o si se sigue con el actual borrador, otra gran oportunidad perdida, una Revolución  quedará pendiente.

 

Carlos Cremades

Vicepresidente del Foro de la Familia

Febrero 2013

 

 

1 Comentario

  1. La revolución ilustrada estableció la separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. Sin embargo, el Estado, conocedor del PODER DE LA EDUCACIÓN, decidió reservarse para sí el mejor instrumento para formar ciudadanos “libres” sumisos al sistema. De este modo se ha llevado a cabo un secuestro de la libertad de las familias para educar a sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, morales y pedagógicas.

    La educación estatal, pública, gratuita y obligatoria… se llevó inició ene el siglo XIX y tuvo su máximo esplendor en el siglo XX. ¿Cuándo se devolverá la educación a sus verdaderos agentes: maestros, padres y alumnos?

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.