Foro de la familia

Con la educación no se juega

 

 Madrid, 20 de octubre de 2015.- El Ayuntamiento de Sevilla ha destinado una partida de su presupuesto a comprar lubricantes vaginales y anales para repartir en los institutos de la ciudad. La intención es “fomentar estilos de vida saludable para promover la salud afectivo sexual de los sevillanos”.

“Esta acción responde a una falsa demanda de los padres en materia de educación. Los estilos de vida saludables se viven en las familias y es ahí donde los padres deciden cómo educar a sus hijos. La responsabilidad es de los padres y ellos tienen que contar con la ayuda de profesionales en los que apoyarse, pero los padres no son un elemento más en la ecuación de la educación, son los verdaderos educadores”, dice Mariano Calabuig, presidente del Foro de la Familia.

Ayer la Oposición anunciaba que planteará que la religión sea totalmente desterrada de los currículos académicos de todos los colegios españoles pues hay que “promover una escuela pública laica donde no quepan las «enseñanzas confesionales»”.

La educación es un derecho y un deber de cada familia. La escuela debe, tiene, que responder a sus demandas. No se debe politizar esto. La falta de neutralidad de los partidos políticos en cuestiones que corresponden a los padres sin respetar su voluntad tiene que desterrarse del todo”, reclama Calabuig.

El derecho de los padres está por encima del intervencionismo político. Con la educación no se juega. En España tenemos que conseguir un pacto entre todos los agentes educativos pues tenemos que ofrecer la mejor educación posible para nuestros hijos. Busquemos, por tanto, lo que nos une y dejemos de lado los intereses políticos o personales”, dice el presidente del Foro.

Salir de la versión móvil