El Presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, se adhiere a la petición de moratoria sobre el aborto hecha a la ONU

Madrid, 6 de febrero de 2008.- El  pasado mes de diciembre en la ONU se planteó una moratoria sobre la pena de muerte, petición que fue aprobada y firmada por con 104 votos a favor, 54 en contra y 29 abstenciones. La Asamblea aprobó el texto no vinculante elaborado y autorizado el mes pasado por el comité encargado de temas humanitarios de este órgano de debate.


Tras el rotundo éxito de dicha moratoria, el director del periódico italiano con tendencia izquierdista, Giuliano Ferrara, planteó una moratoria sobre el aborto. La petición se ha hecho gran eco internacional y ha alcanzado hasta el momento el apoyo y la firma de numerosas personalidades del mundo.


El Foro Español de la Familia, como gran defensor de la vida, se suma a la petición de la Moratoria sobre el aborto. En palabras de Benigno Blanco, “como Presidente del Foro Español de la Familia y a título personal me adhiero a la petición de moratoria del aborto y de modificación de la Declaración de Derechos Humanos para proteger al ser humano desde la concepción”.


Además, Benigno Blanco añadió que  “ojalá la izquierda española tomase ejemplo de la mejor izquierda italiana y se deshiciese de los prejuicios que le impiden comprometerse en la defensa del más indefenso de todos, el no nacido, y apoyar una política progresista de solidaridad con la mujer embarazada para evitar el drama del aborto”.


El texto de la Moratoria en español y las adhesiones:
“A Vuestra Excelencia Sr. Ban Ki-Moon Secretario General de las Naciones Unidas
A Vuestras Excelencias Presidentes de Gobierno y Jefes de Estado de las Naciones Unidas
En estos últimos sesenta años se han tomado muchas medidas y no se han escatimado esfuerzos para crear y sostener los instrumentos jurídicos en materia de protección de los ideales contemplados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos aprobada el 10 de diciembre de 1948 en Paris.
En las últimas tres décadas se llevaron a cabo más de mil millones de abortos, termino medio unos cinquenta millones de abortos por año. Del último informe de United Nations Population Fund (Fondo de Población de las Naciones Unidas) se desprende que en China el aborto, fomentado o coactivo, es un riesgo que corren decenas de millones de niños que están por nacer en aras de una planificación familiar y demográfica gubernamental. En la India, en veinte años, por selección sexista se le quitó la vida a millones de niñas antes de nacer.
En Asia el equilibrio demográfico peligra debido al infanticidio masivo de magnitud epocal. En Corea del Norte con el aborto selectivo se intenta eliminar radicalmente toda forma de discapacidad.
En Occidente, el aborto también se ha vuelto en el instrumento de una nueva eugenesia que viola los derechos del feto y la igualdad entre los hombres.
El diagnóstico prenatal ya no cumple su función de preparación para acoger y cuidar al bebé sino que es más bien un criterio para mejorar la raza, destruyendo de esta forma los ideales universales en los que se basa la Declaración Universal de 1948.
Sometemos a Vuestra consideración una petición de moratoria de las políticas públicas que fomentan formas de sumisión injustificada y selectiva del ser humano durante su desarrollo en el vientre de la madre mediante el ejercicio arbitrario de un poder de aniquilamiento, violando el derecho a nacer y a la maternidad.
El artículo 3 de la Declaración Universal contempla que “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.”
Hacemos un llamamiento a los representantes de los gobiernos nacionales para que expresen su opinión a favor de un emendamiento significativo del texto de la Declaración: después de la primera coma, insertar “desde la concepción hasta la muerte natural”.
La Declaración universal, de hecho, se refiere a los derechos humanos “iguales e inalienables” y proclama solemnemente que los seres humanos tienen la “dignidad intrínseca de todos los miembros de la familia humana” (Preambulo).
La ciencia, con algunos de sus descubrimientos más significativos en el ámbito genético posteriores a la Declaración, documenta de forma irrefutable la existencia de un patrimonio genético humano en el embrión, un patrimonio único e irrepetible, a partir de su primera etapa de desarrollo.
La Comisión británica Warnock, establece, en 1984, que a partir del décimo cuarto día de la concepción el embrión es un ser humano con derecho a no ser manipulado experimentalmente. Los gobiernos deben preservar y proteger estos derechos naturales que abarcan también el derecho a un “patrimonio genético que no esté manipulado”.
La Declaración de 1948 fue la respuesta del mundo libre y del derecho internacional a los crímenes contra la humanidad procesados tres años antes en Nuremberg. Como reacción a las prácticas eugenésicas de los médicos nazis, en 1948, la World Medical Association adoptó la Declaración de Ginebra en la que se afirma: “Respetaré la vida humana desde su comienzo”.
El artículo 6 del International Covenant on Civil and Political Rights (Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos) aprobado por las Naciones Unidas en 1966, establece que “El derecho a la vida es inherente a la persona humana”.
El aborto selectivo y la manipulación selectiva in vitro son la forma principal de discriminación entre los seres humanos por razones eugenésicas, raciales o sexuales. Es la misma persona humana que las Naciones Unidas amparan en el artículo 6 de su carta de los derechos.
A los sesenta años de la proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos es necesario renovar nuestra fuente principal de inspiración humanitaria enmendando el artículo 3.
Hacemos un llamamiento a los gobiernos para que respeten escrupulosamente los derechos humanos y, el primero de estos derechos es el derecho inviolable a la vida.
 
Con toda consideración,
  René Girard, antropólogo, miembro de la Academia Francesa
  Lord David Alton, miembro de la Cámara de los Lores
  Roger Scruton, filósofo inglés en el Bircbeck College
  John Haldane, profesor de filosofía en la St. Andrews University
  George Weigel, teologo y biografo de Karol Wojtyla y Joseph Ratzinger
  Robert Spaemann, profesor emérito de Filosofia en la Universidad de Múnich
  Sor Nirmala Joshi, Superiora de las Misioneras de Madre Teresa de Calcuta
  Paolo Carozza, miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos
  Josephine Quintavalle, directora del Comment on Reproductive Ethics
  Paola Bonzi, Centro de ayuda a la vida en la clínica Mangiagalli de Milán
  Pierre Mertens, presidente de la Federación internacional de la Espina Bífida
  Jean-Marie Le Mené, presidente de la Fundación Jérôme Lejeune
  Alan Craig, presidente de la Christian Peoples Alliance inglés
  Richard John Neuhaus, teologo y director de First Things
  Carlo Casini, presidente del Movimiento por la Vida italiano
  Lucetta Scaraffia, docente de historia en la Universidad La Sapienza de Roma
  Bobby Schindler, hermano de Terri Schiavo…”



Y desde ahora Benigno Blanco Rodríguez, Presidente del Foro Español de la Familia.



Más información sobre la moratoria en el link: http://www.ilfoglio.it/index-es.html


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 



Más información:
Carmen González
Coordinadora de Comunicación
prensa@forofamilia.org
91 413 29 57 / 618 614 294
Foro Español de la Familia
www.forofamilia.org


 

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.