“Frente al invierno demográfico sólo vale un pacto de todos los ámbitos de la sociedad”

Ante la caída del 3,6% de las prestaciones por maternidad en 2017, el presidente del Foro de la Familia, Ignacio García-Juliá, ha reclamado “un gran pacto que involucre a todos los ámbitos de la sociedad para revertir el invierno demográfico”.

En 2017, la tramitación de las bajas por maternidad disminuyó en todas las comunidades autónomas, según los datos facilitados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Aunque no es el dato exacto de nacimientos, al excluirse a las madres que no trabajan fuera del hogar, estos números insisten en la despoblación de España.

“Esta situación se produce tras tres años continuados de crecimiento económico, y un crecimiento del 3,5% anual en el número de afiliados de la SS en 2017. Esto implicaría una caída aproximada del 7% en la tramitación de estas prestaciones”, analiza García-Juliá. “Es decir, que nuestro problema de natalidad no se debe a la precariedad económica, sino que nos encontramos ante un problema de valores sociales”.

Por ello, “la respuesta a este reto debe ser una respuesta de toda la sociedad española. Necesitamos decir qué sociedad queremos, qué futuro, y trabajar en ello”, indica el presidente. “Urge abrir una mesa en la que estén representados todos los aspectos de la sociedad, con gobierno, partidos políticos, patronales, sindicatos, los medios de comunicación y asociaciones sociales para establecer un pacto integral que permita revertir el invierno demográfico”.

Además de medidas políticas y económicas de incentivo de la natalidad y protección de la maternidad, “es imprescindible un cambio en los estereotipos sobre la mujer, el  ser madre y la familia. Se requiere que desde los medios de comunicación, los directores de cine, influencers y todos los creadores de opinión se lancen mensajes positivos y atractivos de la maternidad y se promuevan valores como el compromiso, la responsabilidad, el compartir, y no sólo personajes egocéntricos, cuyo único fin en la vida es divertirse, beber y practicar sexo”.

Es una lástima que no se tenga en cuenta como protagonistas a las familias, con la riqueza argumental que puede aportar un grupo de personas de distintas generaciones conviviendo juntos, descubriendo el mundo desde el nacimiento y compartiendo las tristezas y las alegrías con las peculiaridades de cada miembro.

Dejar una respuesta