Aprendamos del fracaso de Bélgica y Holanda, y exijamos que España no admita nunca la eutanasia

alejoabueloflickrLa aprobación en Bélgica de una nueva legislación que permite la eutanasia de menores de edad, es una demostración más de que cuando se admiten excepciones a la protección de la vida, se entra en un plano deslizante que no tiene límite. La experiencia de los países que han permitido en unos u otros casos el aborto o la eutanasia, es siempre la misma: se empieza por autorizar el ataque a la vida en algunos presuntos casos extremos y, poco a poco, se va permitiendo en cada vez más casos y supuestos, pues la sociedad se va desarmando moral y jurídicamente para defender la vida.

La experiencia de la eutanasia tanto en Holanda como en Bélgica es la de una progresiva vanalización de su práctica, que lleva a admitir progresivamente tanto la voluntaria como la involuntaria, la consentida como la inconsentida, y en cada vez más supuestos, hasta llegar a situaciones en las que no hay ya límite alguno a la eutanasia legal.

Lo que está sucediendo en Bélgica, ahora con la eutanasia de los menores de edad -incluso con la eutanasia del recién nacido-, constituye un argumento de hecho para exigir tolerancia cero frente a la eutanasia. Cuando se admite que un médico puede acabar con la vida de una persona en un sólo caso ya, se está abriendo la puerta a que a medio o largo plazo se admita cualquier caso de eutanasia.

En España, los partidarios de la eutanasia siguen presentando -en determinados medios de comunicación, con periódica frecuencia-, historias de dolor manipuladas al servicio de la causa de la legalización de la eutanasia. Esta carencia quiere preparar el terreno para una legislación que abra la puerta a las prácticas eutanásicas como quiso hacer el proyecto de Ley que no llegó a aprobarse en la pasada legislatura por la disolución anticipada de las cortes.

Aprendamos del fracaso de Bélgica y Holanda, y exijamos que España no admita nunca ninguna ley legitimadora de la eutanasia en ningún caso o supuesto.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.