Benigno Blanco pide más atención de los políticos hacia la sociedad

M. J. MORA
El presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, presentó ayer en el Ayuntamiento su libro «Familia: Los debates que no tuvimos», un texto que según su autor «intenta entrar a fondo en cuestiones que se han legislado al margen de la sociedad como el matrimonio homosexual, el aborto, el divorcio o la educación. Son reformas legales que se han introducido sin un debate, sólo a raíz de un voluntarismo político y sin tener en cuenta que la familia es importante para la sociedad y que no es razonable regularla sin plantearse en serio las consecuencias y las opiniones». Blanco considera que la «culpa» estriba en la clase política y, concretamente, «en la mayoría política circunstancial de Zapatero que se empeñó en desestabilizar a las familias y que tuvo en frente a una democracia poco madura. Aquí da igual manifestarse o no. La capacidad de la clase política de oir a la sociedad es nula».
Benigno Blanco fue invitado por la Asociación de Familias Numerosas y remarcó que su libro va dirigido a quienes les preocupa la familia y creen en la función social de ésta.

Diario Información

1 Comentario

  1. ANTONIO JOSE LÓPEZ SCHMID

    Buenas tardes .
    Veo, no sin cierta sorpresa de mi parte la noticia . Resulta ser que en España, supuestamente una sociedad abierta después de la muerte del general Franco, estuvo pasando lo que desde hace ya casi 14 años pasa en Veenzuela, un país del llamado tercer mundo, y que según lo que leo en la prensa y en los noticieros digitales, pasa en muchos países de este continente sudamericano, que también habla castellano .
    Por eso no creo que es culpa de un gobierno u otro, sino del desmadre de nuestra sociedad en donde los valores éticos se han venido reduciendo en virtud de una muy supuesta (por ellos) sociedad democrática sin exclusiones, en un subjetivismo y relativismo imperantes . Todo es permitido y hay que experimentar con todo (¿porqué no experimentan consigo mismo y, por ejemplo, viven ujna pobreza radical, dando todo lo suyo a los demás, como hizo Francesco de Asisi) . Pero la culpa no es solo de ellos, es también nuestra, por haberlo aceptado con nuestro silencio y nuestras omisiones . Creo que antes de convencerlos a ellos (que hay que hacerlo) hay que ver que hemos dejado de hacer o decir, y no permitirnos que lo sigamos haciendo, …. pues «tuve hambre y no me distes de comer…» .
    Un saludo cordial, AJLS:

Dejar una respuesta a ANTONIO JOSE LÓPEZ SCHMID Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.