Curiosidad y aprendizaje

La curiosidad invade el día a día de los niños que nos lanzan miles de preguntas, algunas las recogemos y les damos respuestas, otras las anulamos y otras caen en saco roto. Si realmente fuéramos conscientes de los efectos que de forma reiterada tienen nuestras respuestas adultas a sus preguntas, seguramente cambiaríamos nuestra actitud ante ellas. La curiosidad es imprescindible para su desarrollo.

Si quieres seguir leyendo, pincha aquí

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.