El Derecho al aborto no dimana de ningún tratado internacional, sí el Derecho a la vida

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha vuelto a ratificar una vez más que no existe un derecho al aborto que dimane directamente de los tratados internacionales en materia de derechos humanos y que, por tanto, no se puede exigir a ningún Estado que legalice el aborto.

Este pronunciamiento del Tribunal de Estrasburgo pone de manifiesto la enorme mentira de la legislación española sobre el aborto de 2010, que se presenta a sí misma en la exposición de motivos de la Ley como si la misma fuese una aplicación en España de lo que prevén las normas internacionales. Y a la vez, esta sentencia de Estrasburgo ratifica una vez más que una eventual nueva mayoría política en España, si lo desea, puede derogar el aborto volviendo a proteger la vida humana desde la concepción sin por ello oponerse a ninguna norma internacional en materia de derechos humanos.

Legalizar el aborto o prohibirlo es, en el esquema jurídico actual,  una opción política de cada Estado y por eso en España podemos y debemos plantearnos y exigir que se derogue la legislación permisiva del aborto y sea sustituida por una normativa protectora del Derecho a la vida y los recién nacidos y del Derecho de la mujer a recibir todo el apoyo necesario para su maternidad.

La citada sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos también permite ver la inmensa manipulación que desde determinados organismos de Naciones Unidas se esta realizando para coaccionar a gobiernos del tercer mundo, especialmente a los países latinoamericanos, para que introduzcan el aborto en su legislación. Al actuar así, Naciones Unidas no está sirviendo como debiera al sistema de Derechos Humanos sino poniéndose al servicio del lobby antinatalista de género que defiende derechos económicos inconfesables de los países y empresas del primer mundo,  a través de un nuevo colonialismo que quiere exportar la peor ideología antihumanista del mundo occidental a aquellos países que se sienten comprometidos con la defensa de la familia, la dignidad de la mujer y la vida.

2 Comentarios

  1. Antonio Sánchez González

    La opción es clara: la cultura de la vida promueve la verdad mientras que la in-cultura de la muerte está sustentada en la mentira. Hay derecho a vivir y no hay derecho a matar, máxime a un ser inocente.

  2. Jorge Lázaro

    Ningún Gobierno derogará el aborto en España. Los católicos sólo están preocupados por echar a Zapatero. Una vez que llegue el PP a la Moncloa acabará la poca movilización de los últimos años (teniendo en cuenta la magnitud de las barbaridades que se han aprobado). No quiero ser pesimista, pero la mayor parte de asociaciones no volverán a movilizarse como se ha hecho hasta ahora, incluso aunque se llegase a aprobar la eutanasia, pues el PP «son los nuestros». Ese es el verdadero problema de por qué no somos más efectivos en nuestras reivindicaciones. Desearía equivocarme y estoy dispuesto a pedir disculpas si en noviembre del año que viene se ha conseguido al menos mantener la marcha por la vida y se ha lanzado alguna campaña como la de Noesigual o la de Red Madre, pero me da en la nariz que el 99% de los que han ido otros años a las manifestaciones van a pensar que el aborto, EpC, homomonios, etc han desaparecido mágicamente sólo porque Zapatero se ha ido. Dios nos pedirá cuentas de nuestras omisiones también

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.