El gobierno alemán quiere ayudar a las familias que cuidan a los niños en casa

¿Acaso la guardería es obligatoria?

Alemania está dividida por el proyecto de dar un subsidio de 100 euros mensuales a los padres que cuidan a sus hijos menores de tres años en su propia casa. Los que recurran a la guardería recibirán diez veces más (en especie), pues no tendrán que pagarla.

Desde 2013, los padres tendrán derecho a guardería gratis, y el Estado dará una compensación a los que quieran tener a los niños en casa Berlín. Una subvención, prevista para los padres que atienden a sus hijos menores de tres años en casa, está acaparando la atención pública alemana desde hace meses. El 6 de junio, el Gobierno Federal acordó presentar un proyecto de ley para que se apruebe en el Bundestag (Parlamento) antes del receso estival, que comenzará el 29 de junio. Se trataría de abonar un subsidio, al principio de 100 euros mensuales, 150 a partir de 2014, a quienes se ocupen por sí mismos de atender a sus hijos menores de tres años, en lugar de llevarlos a una guardería.

Existe un fuerte rechazo por parte de la oposición socialdemócrata y un debate en los medios de comunicación que adquiere tintes de un enfrentamiento de principios. Así lo muestra, por ejemplo, el término peyorativo que emplean los enemigos del subsidio para referirse a este: Herdprämie, algo así como “prima para (quedarse en) la cocina”. Recuerda a la etiqueta que utilizaban las feministas de los años sesenta y setenta para ridiculizar a las mujeres (no “emancipadas”) de las “las tres kas” (Küche, Kinder, Kirche: cocina, niños, iglesia).

En Alemania, la educación preescolar para niños de 3 a 6 años tiene una larga tradición. De su calidad nadie duda: no en vano la expresión “jardín de infancia” es la traducción literal de Kindergarten, término que en el ámbito anglosajón se emplea sin traducir.

En cambio, una guardería o Kindertagesstätte (abreviado “Kita”) está dirigida a los niños menores de 3 años. Los alemanes ya tienen derecho a Kindergarten gratis, y a partir de mediados de 2013 también podrán recurrir a la Kita con cargo al Estado. Para ello se precisan unas 800.000 plazas, de las cuales, a comienzos de junio, todavía faltaban 180.000.

Para que se pueda elegir

En 2007 se decidió que, para dar la posibilidad real de elegir, a todos aquellos que prefirieran no llevar a sus hijos a una guardería, sino educarlos ellos mismos durante los tres primeros años, les correspondería un subsidio. Sin embargo, ahora el plan topa con una notable resistencia por parte de quienes consideran que hoy en día la mujer debe trabajar fuera del hogar. Tanto los sindicatos como la patronal han cargado contra esta medida.

Así, el presidente de la patronal, Dieter Hundt, se queja de que el subsidio crea un estímulo para no trabajar, mientras que la economía, teniendo en cuenta el proceso demográfico, necesita esa mano de obra. Según este principio, las madres deberían reintegrarse en el proceso de producción lo más pronto posible.

Un argumento similar aporta también la OCDE, en particular en relación con inmigrantes, en el estudio Jobs for Immigrants. En Noruega, dice, cuando se introdujo una subvención, se redujo un 15% la participación de inmigrantes en el mercado de trabajo. Ahora bien, dicho estudio se refiere a niños en edad de Kindergarten; en el caso alemán se trata de niños menores de tres años y además, el subsidio noruego ascendía a 400 euros mensuales, mucho más que el proyectado en Alemania.

Por otro lado, las encuestas entre la población presentan una imagen matizada. Si bien el 60% de los alemanes se muestra contrario al subsidio, se declara a favor el 51% de los que tienen de 18 a 29 años, que son la mayor parte de los potenciales padres de hijos pequeños. En un sondeo a madres llevado a cabo en 2011 por MMM-Europe (Mouvement Mondial des Mères-Europe), el 78% responde que desean dedicarse plenamente a sus hijos durante el primer año, y el 61% prefieren cuidarlos en casa también los dos años siguientes. Según otra encuesta, hecha por Familiennetzwerk, una red de familias que opera en toda Alemania, el 81% de la población considera que los hijos están mejor atendidos en casa por los padres que en una guardería.

El subsidio topa con una fuerte resistencia por parte de quienes consideran que hoy en día la mujer debe trabajar fuera del hogar.

Para leer el final del artículo solicitar a Aceprensa pinchar aquí 

 

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.