El secreto de los grandes empresarios: La Familia

Roberto Arnaz

¿Qué tienen en común los españoles Amancio Ortega e Isak Andic, fundadores de Zara y Mango, con el creador de Apple, Steve Jobs, y el cerebro detrás de Microsoft, Bill Gates? Además de ser reconocidos hombres de negocios hechos a sí mismos y multimillonarios, todos ellos tienen mujer y tres hijos. Y es que, según el informe La Anatomía del Emprendedor de la Fundación Kauffman, para el 75% de los empresarios la familia es la principal inspiración para llegar al éxito.

Al contrario de lo que se creía hasta ahora, la principal motivación que encontraron los líderes empresariales para probar suerte en los negocios no fue la de amasar una gran fortuna, sino algo tan mundano como conseguir que en su hogar no falte de nada.

Trabajadores de fondo

Hasta lograrlo, estos emprendedores hicieron buena la frase de Thomas Alba Edison que decía que «el genio es 1% de inspiración y 99% de sudor». La gran mayoría de los 500 propietarios de compañías que participaron en la investigación de la Fundación Kauffman confesó haber trabajado al menos seis años en otras empresas antes de fundar la suya propia.

«La creencia de que los emprendedores son estudiantes universitarios que trabajan desde su habitación es totalmente equivocada», asegura Vivek Wadhwa, profesor de la Universidad de Duke y autor del estudio, quien puntualiza que los grandes nombres del mundo de los negocios «suelen ser profesionales con una amplia experiencia, con una buena educación y carácter familiar que simplemente están cansados de trabajar para otros y crean su propio negocio para tratar de asegurar el futuro de los suyos antes de retirarse».

Mejorar su vida y la de los suyos

Una realidad que es extrapolable a España, tal y como lo confirma la última encuesta realizada por el Consejo Superior de Cámaras de Comercio. El 42% de los emprendedores de nuestro país que se inician en el mundo de la empresa reconoce que la principal motivación para crear una sociedad es el deseo de alcanzar una estabilidad laboral y económica trabajando por cuenta propia. Además, el sondeo destaca que casi un 20% también decide crear una empresa con la esperanza de mejorar su patrimonio en un futuro no muy lejano.

Sin embargo, la principal diferencia entre nuestros hombres emprendedores y los estadounidenses radica en la edad a la que se da el salto en solitario al mundo de los negocios. Si en Estados Unidos el fundador de empresas medio tiene en torno a los 40 años, la edad se reduce hasta los 30 en España. En lo que sí coinciden ambos países es que la mayor parte de sus grades hombres de negocios tienen estudios superiores, fundamentalmente son licenciados en Económicas o en Informática.

Así que ya sabe, si sueña con formar parte algún día del exclusivo grupo de los Ortega, Andic, Jobs, además de un diploma universitario y buen ojo para los negocios, necesitará olvidarse del éxito personal y trabajar por el bienestar de su familia.

Yahoo

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.