Fiesta de la familia, fiesta para la humanidad

FIESTA DE LA FAMILIA, FIESTA PARA LA HUMANIDAD


La Iglesia presta un gran servicio a la humanidad con su coherente defensa del matrimonio, la familia y la vida en esta época de profunda crisis antropológica. Cuando una parte relevante de nuestros contemporáneos están despistados y no se aclaran sobre en qué consiste ser un ser humano, cuando muchos de nosotros no entienden las claves morales e intelectuales de nuestra naturaleza de seres creados -es decir, pensados y queridos-, cuando muchos de nuestros coetáneos están despistados sobre el significado de nuestra sexualidad constitutiva, cuando nuestra civilización se engolfa en un miedo patológico a dar vida, cuando la cultura de la muerte expande su triste aroma desesperanzado en nuestro ambiente, cuando la tristeza vital empapa el alma de tantos de nuestros coetáneos,… la Iglesia sigue dando testimonio de alegría y esperanza en nuestro mundo.

El 30 de diciembre en Madrid la Iglesia vuelve a celebrar la familia. Y lo hace en clave explícita de esperanza y agradecimiento; pues el mensaje de esa celebración es un ¡gracias! de los jóvenes (recuerdo de la JMJ) a las familias en que han nacido y se han formado. Que la Iglesia celebre a las familias que dan vida y a los jóvenes que la reciben; que la Iglesia se haga eco de un grito de esperanza intergeneracional; que en las calles de Madrid se vuelva a dar testimonio de que a la mayoría nos importa la familia, la vida, la transmisión de la mejor tradición moral humanista en el clima hogareño familiar; creo son  grandes noticias para toda la sociedad, aunque los sectarios de diverso pelaje no lo entiendan.

Cuando la Iglesia propone el humanismo cristiano –también en su dimensión familiar-, hace lo que debe: proponer su verdad para ayudar a la humanidad a ser feliz. Pero, a la vez, hace un gran favor a toda la sociedad,  pues nos ayuda a todos a pensar sobre lo esencial, sobre lo que permite crear una sociedad humana, razonablemente justa y solidaria.

El mensaje de la Iglesia sobre la familia es un mensaje humanista y para la humanidad feliz. La fiesta de la familia del 30 de diciembre es piedra miliar en la construcción de una sociedad amante de la familia. Quienes valoramos la familia no podemos si no agradecer al Arzobispo de Madrid su iniciativa.

 

 

Benigno Blanco

Presidente del Foro de la Familia

ABC Familia

30/12/2011

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.