Foro de la Familia promueve una fórmula de «matrimonio blindado» como alternativa a la escalada de divorcios en España

El presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, ha presentado este miércoles una propuesta de MATRIMONIO BLINDADO OPCIONAL como alternativa al progresivo incremento de los divorcios que apuntan las estadísiticas oficiales, que centrará toda una campaña informativa a partir del mes de octubre y que acabará tomando forma de Iniciativa Legislativa Popular a finales de año.

La propuesta se introduciría mediante reforma del Código Civil, constituiría un modelo de matrimonio entre personas de diferente sexo complementario al que ya existe, e implicaría facilitar la opción de casarse «para toda la vida» y contar con «protección jurídica» para que así sea.

Blanco ha explicado que esta protección consistiría en el derecho de los cónyuges a gozar de «un proceso de ayuda y mediación para resolver la situación de crisis» que les ha llevado a plantearse la ruptura. Este proceso sería exigible, de tal forma que si es uno de los dos quien quiere separarse, el otro pueda exigir que se adopten esas medidas de orientación.

«Parece razonable que si alguien quiere casarse con voluntad sostenible en el tiempo la ley le ayude a esto», ha señalado el presidente del FEF, para quien el matrimonio tal cual lo concibe la legislación civil actual «es una unión de parejas de hecho, porque un contrato que dura tres meses –el divorcio express permite a los cónyuges romper unilateralmente el enlace al cabo de este plazo– es de hecho».

Esta «protección del matrimonio» implica a la vez una restricción del divorcio, ya que la propuesta que está perfilando el Foro oscila entre dos opciones, que estas uniones «blindadas» no se puedan romper jamás, en cuyo caso las parejas se podrían separar pero nunca divorciarse, o que se puedan romper en casos «muy graves» especificados por ley.

Esta alternativa quedaría recogida en la iniciativa legislativa popular mediante un artículo sobre «conductas graves que de forma reiterada pongan en riesgo la salud, la integridad, la dignidad o la libertad del cónyuge y los hijos», conductas que en último término evaluaría un juez.

Para Blanco, aunque la ley del divorcio no es la única causa del aumento de las rupturas de este tipo en los últimos años, «es cierto que como la ley facilita el divorcio, ante una situación de problemas se piensa en el divorcio». «Si no lo facilitara, se pensaría en una solución a esos problemas», ha señalado el presidente del FEF.

A juicio de la organización, el divorcio ha provocado que «se minusvalore el matrimonio», además tiene un impacto directo sobre los hijos, cuando los hay, y especialmente si son menores, ya que «el 25 por ciento de los hijos de divorciados no han terminado el colegio, frente al diez por ciento de hijos de matrimonios estables», conforme los datos que recoge el Foro de la Familia.

Además, se trata de «un problema que tiene una incidencia en el conjunto de la sociedad» porque «tiene una dimensión jurídica», da origen a la familia, y tiene un coste económico y presupuestario que afrontan todos los ciudadanos tanto en términos judiciales como en costes laborales. En este sentido, el Foro argumenta que cada año, las familias españolas «se gastan 140 millones de euros en los divorcios y sus trámites» ya que, de media, tienen un coste de 1.000 euros.

Blanco ha incidido en que «no es un problema sólo de España, sino que afecta a muchos otros países, pero a diferencia de éste, los hay que ya están adoptando medidas». Por eso, se propone desde el Foro un proceso de reflexión social sobre el valor del matrimonio, las causas y consecuencias del divorcio y la forma de atajarlo.

Esta reflexión colectiva se intensificará a partir del mes de octubre, cuando se celebrará en Madrid un congreso de dos días monográfico sobre este asunto (el día 20) que dará pistoletazo de salida a una campaña de difusión mediante conferencias y tertulias acerca de este «matrimonio blindado» que quedará definido en forma de Iniciativa Legislativa Popular a fin de impulsarlo en el Parlamento.

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) –

 

Noticias Recopiladas sobre este tema:

El presidente del Foro Español de la Familia Benigno Blanco ha presentado este miércoles una propuesta dematrimonio blindado como alternativa al progresivo 
El presidente del Foro Español de la Familia Benigno Blanco ha presentado este miércoles una propuesta dematrimonio blindado como alternativa al progresivo 
El presidente del Foro Español de la Familia Benigno Blanco ha presentado este miércoles una propuesta dematrimonio blindado como alternativa al progresivo 
El presidente del Foro Español de la Familia Benigno Blanco ha presentado este miércoles una propuesta dematrimonio blindado como alternativa al progresivo 
El presidente del Foro Español de la Familia Benigno Blanco ha presentado este miércoles una propuesta dematrimonio blindado como alternativa al progresivo 
El presidente del Foro Español de la Familia Benigno Blanco ha presentado este miércoles una propuesta dematrimonio blindado como alternativa al progresivo 
El presidente del Foro Español de la Familia Benigno Blanco ha presentado este miércoles una propuesta dematrimonio blindado como alternativa al progresivo 
ABC.- Empieza la cuenta atrás hacia el matrimonio blindado
 a partir de los cuales la pareja puede divorciarse sin alegar causa alguna —asegura Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia—.
El Imparcial – Benigno Blanco: «Vamos a proteger una cosa valiosa que es el matrimonio»
Benigno BlancoVamos a proteger una cosa valiosa que es el matrimonio. El Foro Español de la Familia va a poner en marcha una campaña informativa en defensa 
Por eso, desde enero el Foro Español de la Familia empezó a sugerir que, junto al actual “contrato basura”, se regule una alternativa seria, es decir, un matrimonio protegido en su estabilidad y permanencia para quienes lo quieran en libertad.
Madrid, 11 jul (EFE).- El Foro de la Familia defenderá una iniciativa legislativa popular para reformar el Código civil e introducir una opción de matrimonio 
Madrid, 11 jul (EFE).- El Foro de la Familia defenderá una iniciativa legislativa popular para reformar el Código civil e introducir una opción de matrimonio 
Madrid, 11 jul (EFE).- El Foro de la Familia defenderá una iniciativa legislativa popular para reformar el Código civil e introducir una opción de matrimonio 
Alfa y Omega.- El Foro de la Familia propone el Matrimonio Blindado Opcional- Alfa y Omega, Web al día
El Foro de la Familia propone el Matrimonio Blindado Opcional  desde la aprobación de la Ley del Divorcio Express en 2005 el Foro Español de la Familia 
Padres y Colegios.- ‘Matrimonio blindado’ para frenar la escalada de divorcios | Padres y 
Teniendo en cuenta que cada cuatro minutos se rompe un matrimonio en España, el presidente delForo Español de la Familia, Benigno Blanco, ha presentado 
La Nueva España Benigno Blanco: «El divorcio exprés es una bofetada a la institución matrimonial»
Es la reflexión de Benigno Blanco, presidente del Foto Español de la Familia, que participa hoy en un curso de verano organizado en Covadonga por la 
Vale que Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia, crea que el matrimonio debe durar por los siglos de los siglos. Allá cada cual con sus convicciones….

11 Comentarios

  1. EMILIO AT

    Por que ese afán de tratar de imponer las normas morales de una creencia religiosa que se cree su moralidad y valores son los únicos y verdaderos? No sean tan reaccionarios . Cual es el siguiente paso? Obligar a que todo el mundo se case por la iglesia?

  2. Guillermo W.

    Como presupuesto básico para entender el proyecto que lanza el Foro, entiendo que parte de la base de que el matrimonio, sin ningún apellido, tiene su origen y fundamento en la propia naturaleza humana, que es sexuada y tendente a la atracción y complementariedad mutua entre la totalidad de la persona en su modo de ser masculino –hombre- y la totalidad de la persona en su modo de ser femenino –mujer- y por ello tiene unos rasgos constitutivos propios, inherentes y objetivos, basados en el vínculo interpersonal que crean los que libremente deciden unirse entre sí, sobre la base de un compromiso firme e incondicional de fidelidad mutua y manifestado públicamente pues tiene efectos frente a los demás.

    Lo anterior implica que esa unión, que necesariamente ha de ser heterosexual, configura una Institución que precede a cualquier forma de organización social, ya sea tribu, comuna hippi, Estado democrático, dictadura, etc., lo que nos lleva a concluir que el matrimonio, no depende de lo que pensemos cada uno que sea, ni lo que nos gustaría que fuese y así, el Estado –forma de organización posterior a la Institución matrimonial-, debe, por un lado, reconocer –pero no crear-, el derecho a que entre hombre y mujer se establezca el vínculo y regular jurídicamente los efectos que despliega la Institución.

    La regulación jurídica de lo que establezcan las leyes civiles sobre el matrimonio, ha de respetar esos rasgos constitutivos propios de la Institución matrimonial, de cuyo vínculo se derivan efectos en la esfera personal de los cónyuges, esto es, un estado civil y se crea un ámbito de protección legal de los futuros hijos que pudieran nacer, fruto de la unión personal, pues el bien más preciado para la sociedad y que debe ser amparado, son las personas, con independencia de su salud física o mental, su color de piel, sus creencias o falta de creencias, su posición social etc.

    En España, el reconocimiento de los efectos civiles del matrimonio canónico, responde a los acuerdos internacionales suscritos entre la Santa Sede y el Estado español (concordatos), pero ello no significa que el que «se casa por la Iglesia» esté menos casado que el que lo hace sólo civilmente (cuando -como he dicho- esas leyes civiles son coherentes con las señas de indentidad propias de la Institución matrimonial), pues el sacramento católico es obligación moral sólo para el que está bautizado y además, no genera «per se» efectos civiles.

    El problema se genera cuando las leyes civiles se apartan de los rasgos constitutivos que derivan de la propia naturaleza del matrimonio, estableciendo, por ejemplo, un supuesto derecho a romper un vínculo que en sí mismo y por su naturaleza es indisoluble, a través del divorcio.

    Y es que todo proceso de divorcio y la Ley que lo ampara, atenta contra la justicia, desvirtua la esencia del compromiso adquirido y genera daños irreparables sobre los cónyuges y -cuando los hay-, de manera especial, sobre la parte más indefensa y débil, esto es, los hijos, que sufren un importante desequilibrio afectivo emocional y psíquico, por no mencionar el mercadeo y la bastarda utilización de que son objeto en numerosas ocasiones, como arma arrojadiza entre la madre y el padre. El divorcio nunca es neutro ni pacífico para los hijos.

    Ante situaciones de especial dificultad, el Derecho ha de reconocer también, la posibilidad de separación de los cónyuges, tratando de prevenir que se agraven de manera desproporcional e injusta las circunstancias excepcionales y dando la oportunidad de una posterior reconciliación, nada fácil en la práctica, pero posible y deseable. En todo caso, esto garantiza que la Ley respeta los rasgos constitutivos mencionados.

    Por lo anterior, el divorcio, ni es solución para nada, ni es la única alternativa cuando surgen dificultades graves, ni genera ningún bien, antes al contrario, corrompe la grandeza del matrimonio y perjudica gravemente a los cónyuges y de manera particular a los hijos que lo sufren.

    Por todo ello, y ante una legislación que en España favorece y promueve con una facilidad pasmosa la ruptura y el desequilibrio familiar, me parece que resulta más necesario defender iniciativas que protejan al matrimonio como lo que es, para devolverle su dignidad.

    Así, el proyecto de «matrimonio blindado» creo que supone un valiente ejercicio de responsabilidad, con el fin de que las leyes civiles sean acordes con la alta dignidad y la grandeza de la Institución, respetando sus elementos esenciales propios, inherentes y objetivos, por el bien de las personas y de la sociedad en su conjunto. Y este proyecto, no creo que se dirija sólo a los católicos, sino a cualquier persona que entienda que el auténtico matrimonio es un bien para la persona y la sociedad y es de justicia que sea objeto de reconocimiento y protección por parte de las leyes.

    Se trata -pienso yo-, de que la ley civil atienda primordialmente al respeto, defensa y protección del matrimonio como lo que es, y no a fomentar su desamparo, desnaturalizando sus elementos esenciales y perdiendo su identidad.

    Guillermo W.

  3. Carmen

    ¿Por qué poner límites de antemano al derecho a la elección voluntaria de un proceso de mediación cuando el matrimonio va mal? ¿por qué no ofrecerlo a todos los que contraen matrimonios sean a o no blindados? Lo bueno es bueno para todos y las personas con el tiempo maduran. ¿Por qué no mejorar el matrimonio civil heterosexual directamente?

  4. Horacio Castro

    Este mensaje no está destinado a publicación: Srs. de Foro de la Familia. Con mi mayor aprecio, les solicito la publicación de mi último comentario-respuesta al enviado por “Ignacio”. Para mí tiene especial importancia porque en su comentario Don Ignacio ha deslizado alguna duda sobre mi condición de católico (que afirmé en un comentario inmediato anterior) y además me dirige admoniciones incluyéndome en “una actitud que (no pueden) defender seriamente aquellos que dicen tener fe”. Por supuesto Ignacio puede dirigirme públicamente los conceptos que estime oportunos, pero yo les ruego a ustedes que también publiquen mi respuesta. Gracias.

  5. Horacio Castro

    Estimado Ignacio. Es evidente que se trata de un modelo de matrimonio para personas de diferente sexo. Quienes han legislado usurpando el verdadero matrimonio no necesitarán que nadie se los explique. Por eso comenté que, es inaceptable que se ‘continúe usurpando’ (con personas del mismo sexo) el matrimonio de varón y mujer destinado principalmente a procrear hijos formando familia aun con su adopción. Lamentablemente los ideólogos han impuesto legalmente aquello de “con los mismos nombres, con los mismos derechos’. Este es el error que debe solucionarse respetando a las personas homosexuales (que pueden serlo ejerciendo su libre albedrío) en sus derechos especialmente al de su “unión civil”, a la maternidad biológica (por comenzar la de lesbianas- como caso más frecuente- pero que se da también en la paternidad de varones homosexuales). El ACUERDO POSIBLE es restringir la adopción a casos donde por fuerza mayor sea individual, lógica y justa, por parentesco o consanguineidad. Tenemos que crear conciencia sobre la indignidad del ‘alquiler de vientres’ y la consecuente trata de personas. La “protección del matrimonio blindado” duplicaría el modelo de matrimonio civil con una opción que lo transformaría en muchos casos como irrescindible (es que “las parejas se podrían separar pero nunca divorciarse” salvo “en casos muy graves especificados por ley”). No hay contrato irrescindible para la ley civil y ‘no debe aceptarse’ para no alterar la naturaleza de todos los contratos. Sí soy católico y creo que todavía puede evitarse que aumenten las consecuencias nefastas de los errores legislativos sobre matrimonio, familia, concepción y gestación de seres humanos. Te saludo.

  6. Horacio Castro

    Conozco como matrimonio ‘blindado’ el sacramento católico. De la ley civil lo primero que recuerdo es que no existen contratos irrescindibles. Las limitaciones de la ley civil sólo dan forma contractual al matrimonio. Si bien, desde hace siglos, el matrimonio es considerado convenio y/o adhesión a una unión institucionalizada y/o una alianza y/o la donación recíproca de un varón y una mujer con su diferenciación sexual; el matrimonio religioso es el único que une “hasta que la muerte los separe”. Precisamente la voluntad de contraer matrimonio indisoluble queda satisfecha con la unión sacramental. No se advierte la utilidad práctica de que quienes contraigan matrimonio exclusivamente por la ley civil tengan que ‘blindarlo’. Específicamente a los católicos no nos aporta nada nuevo y ya soportamos bastantes arbitrariedades como para estar preocupándonos de regular los matrimonios de personas con otras convicciones. Lo que sí está claro es que no podemos aceptar que se usurpe (con personas del mismo sexo) el matrimonio de varón y mujer, civil o religioso, destinado principalmente a procrear hijos formando familia aun con su adopción.

    1. Estimado Horacio:

      Esta propuesta no es para los católicos. Si tú lo eres, enhorabuena por tener las ideas claras, pero estarás conmigo de que es obligación del cristiano mejorar el entorno, la sociedad en la que vive. No basta con decir «yo estoy bien, conmigo no va esto», mientras ves a tu alrededor tanta ruptura y tanta infelicidad. Si consideras que el matrimonio estable y duradero, abierto a la vida, es bueno, ¿por qué no proponerlo a la sociedad?. Es cierto que unos lo elegirán y otros no, por eso esta fórmula se propone, no se impone. Al que no le guste que no la elija. Pero para aquellos que quieran un compromiso serio en su matrimonio, puede ser que esta fórmula les ayude a alcanzarlo y mantenerlo; ¿eso es malo? Desentenderse de los males que aquejan a la sociedad en la que vives no es una actitud que puedan defender seriamente aquellos que dicen tener fe. Un saludo

  7. Horacio Castro

    No bastaría una opción al matrimonio ‘divorciable’ unilateralmente. También surgirá una ‘paternidad anulable unilateralmente’ en sus aspectos económicos aunque no biológicos. Los varones que aleguen haber sido llevados engañados a la paternidad, podrían conservar su condición de progenitores sin renunciar a los derechos que les otorgue, pero negarse a la
    manutención de los hijos. El matrimonio era hasta siete años atrás, contrato y/o alianza y/o adhesión a una unión institucionalizada, de dos personas iguales ante la ley y diferenciadas en su sexo. Esa igualdad ante la ley ahora ni existe para decidir la llegada al matrimonio de hijos biológicos. La mujer embarazada no puede ser obligada por el varón sexualmente involucrado, a completar la gestación del hijo concebido. La mujer –sin problemas de salud- excluyentemente decide sobre su embarazo y la vida del ser humano en gestación sin que el padre biológico tenga derecho legal a impedir que lo aborte voluntariamente. Está
    sujeto a interpretación si habría alguna limitación temporal respecto a que el varón progenitor rechace, en caso de separación o divorcio, obligaciones respecto a hijos que hayan nacido por la falta fraudulenta del empleo de anticonceptivos femeninos bioquímicos o implantados, acentuada al no recurrir la mujer en caso de duda al uso anticonceptivo u abortivo de la “píldora del día después”.
    Nos referimos a situaciones donde el varón manifieste haber sido informado falsamente por su compañera sexual. Pero con mucha más fuerza conceptual al tenor de la nueva legislación, la mujer sería ahora como dueña exclusiva de su cuerpo en cuanto a maternidad, la única responsable de no abortar legalmente y entonces llevar la gestación hasta el nacimiento del hijo concebido. El varón ‘engañado y usado’ para lograr el embarazo no tendría porque quedar obligado por una vocación maternal, o interés económico de la mujer, siquiera dentro del matrimonio. Gracias por vuestra noble actividad.

  8. VICENTE CALABUIG

    ESTUPENDA INICIATIVA. HABRÍA QUE SER VALIENTES Y PROFUNDIZAR AÚN MÁS EN ESTE ASPECTO PROPONIENDO REFORMAS LEGALES MÁS ATREVIDAS COMO POR EJEMPLO LA » PROHIBICIÓN DE DIVORCIARSE MIENTRAS LOS HIJOS TENGAN EDADES ENTRE 4 y 14 AÑOS», EDADES CON TRAUMAS SICOLÓGICAMENTE IRREVERSIBLES CUANDO SE DIVORCIAN LOS PADRES.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.