Francia tampoco cierra el debate del mal llamado ‘matrimonio homosexual’

La reacción de la sociedad francesa contra el intento de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo está desbordando todas las previsiones. La manifestación del domingo en París en defensa del matrimonio y del derecho de los niños a un padre y una madre ha tenido un gran impacto en la opinión pública de toda Europa. También en Gran Bretaña el proyecto de Cameron está provocando fuerte contestación social. En España vivimos una experiencia similar en 2005: la sociedad se movilizó contra la ley propuesta por el Gobierno de la época para suprimir el matrimonio equiparándolo a las uniones de parejas del mismo sexo.

Enseñanza a no olvidar: una parte muy importante de los europeos rechazan la reconfiguración legal del matrimonio que defienden minorías muy activas  cuando cuentan con mayorías políticas coyujturales que pueden apoyar sus tesis. Por tanto, no hay razón alguna para dar por cerrado este debate ni en España ni en ningún otro sitio.
Conviene aprovechar el debate francés para reabrir en España esta cuestión, exigiendo al Gobierno actual que no se acomode a la ley del 2005 que sigue siendo tan inconveniente y negativa como cuando se aprobó con la oposición de la actual fuerza política mayoritaria en el Parlamento español.

2 Comentarios

  1. carmelo

    Hay un dicho que reza: «no es bueno mezclar churras con merinas». ¿Por qué el agresivo homosexualismo político quiere que ese tipo de relación (como mínimo polémica)se donómine matrimonio (la cosa más natural del mundo)?. ¿A santo de qué lógica se ha de llamar igual a 2 cosas deiferentes?
    No hay ni igualdad (¿donde está la complementaridad biológica en las relacianes homosexuales?; no hay ni siquiera equivalencia (¿dónde está la capacidad reproductora en las relaciones homosexuales?): Si algo se puede decir al respecto con propiedad es que són cosas opuestas, una muy discutible y la otra dentro del orden natural de las cosas.
    A mi entender las relaciones homosexuales no tendrían que tener ningún tipo de «certificación social». Simplemente libertad (cada cual que viva su vida como pueda o entienda). Pero si es que se quiere ceder a las presiones de legalización al respecto, simplemente darle el nombre de lo que so: «uniónes civiles homosexuales». Nunca «matrimonio». Y sin derecho a adopción.¿Por qué el adoptado, sin su consentimiento,tenga que aguantar un ambiente homosexual que a muchos es algo que les produce un natural y profundo rechazo?

  2. Anónimo

    Simplemente quería hacer un pequeño llamamiento a su comunidad.
    Ustedes, como personas que son, sin importar la nacionalidad, el sexo, la religión o la orientación sexual, son libres.
    Pueden casarse, tener hijos, adoptar, etc. Nadie les niega esos derechos, pues como seres humanos que son, no cabe la menor duda que los tienen. No voy a ser yo el que los ponga en duda, ni mucho menos.
    Con la aprobación del matrimonio homosexual se consigue una ampliación de derechos; en ningún momento una reducción, que es precisamente lo que ustedes intentan imponer.
    Por tanto, creo que como sociedad moderna que somos, y ya que tratamos de evolucionar en el buen camino, en el camino de la igualdad, del amor, y de la paz, veo totalmente cínico por su parte que sigan anclados a esta ideología tan arcaica, contraria a la evolución social hacia una sociedad digna y justa para todo ser humano.
    Cuando ningún daño les hace la aprobación del matrimonio homosexual, pues ustedes van a seguir realizando vuestras actividades cotidianas sin ningún cambio.
    No entiendo pues vuestra postura, ya que viven igual antes que ahora. Con matrimonio homosexual, que sin él.
    ¿Acaso son los países en los que se pena la homosexualidad las primeras potencias mundiales? ¿Acaso son esos países ejemplos de justicia e igualdad?
    No, no lo son, como tampoco es justo el modelo de país que ustedes defienden.
    Sí, Francia abre el debate, pero, ¿por qué no incluyen en dicho debate a países como Holanda, Canadá, o Bélgica, donde es legal este matrimonio, y no existe ningún problema?
    Simplemente le pido a quien pueda leer estas palabras, que reflexione, que ponga en un lado de la balanza el daño que se hace con la aprobación de dicha ley, y en otra la alegría que se consigue para tantas personas.
    Una vez ahí, abandonando el egoísmo, seguro estoy de que será capaz de ver las cosas de una manera diferente.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.