La niña chilena violada y embarazada apuesta por la vida: «va a ser como una muñeca que voy a tener en mis brazos»

Belén, firme en su decisión: «la voy a querer mucho aunque sea de ese hombre que me hizo daño»

Hace una semana se daba a conocer el caso de una niña chilena de 11 años embarazada de tres meses tras haber sido violada por su padrastro, de 32 años, que ha sido detenido después de que la abuela de la niña denunciara los hechos.

El embarazo de Belén, nombre ficticio de la niña chilena violada, ha generado un intenso debate en los medios de comunicación, como ya sucediera anteriormente con el ‘caso Beatriz‘, la joven de 22 años embarazada de un bebé con anencefalia, que finalmente no se sometió a un aborto y dio a luz mediante cesárea.

No es de extrañar, ya que las organizaciones abortistas suelen utilizar estos casos extremos para reivindicar la despenalización del aborto en países con una alta tradición provida que tienen legislaciones muy restrictivas con el aborto, en muchas ocasiones tergiversando las cifras de los abortos que tienen lugar en esos países.

En esta ocasión, también la ex presidenta y ahora candidata socialista Michelle Bachelet ha aprovechado el ‘caso Belén’ para plantear que «el aborto terapéutico y en caso de violación deben despenalizarse», tal como ha dejado escrito en su cuenta de Twitter.

 

«Una muñeca en mis brazos»

Sin embargo, en una señal inequívoca de «profundidad y madurez», tal como ha resaltado el presidente de Chile, Sebastián Piñera, la niña de 11 años embarazada ha afirmado que esta dispuesta a tener a su hijo.

«Va a ser como una muñeca que voy a tener en mis brazos. La voy a querer mucho aunque sea de ese hombre que me hizo daño, igual no más la voy a querer”, dijo la niña en una entrevista con Canal 13 de Chile.

Belén confesó que no denunció ante su madre las violaciones a la que era sometida por su «padrastro» debido al miedo, pues él la amenazaba con que mataría a su madre y a su hermano.

La niña, que vive con su abuela en la región de Los Lagos, visitaba los fines de semana a su madre, donde al menos en tres ocasiones en el último año fue violada por el hombre que convive con su progenitora.

La abuela, que tiene la custodia, dijo a la prensa local que «ella ama a su guagüita. Si alguien se la quiere quitar, le van a destrozar su alma».

 

«Proteger la vida de Belén»

Por su parte, Piñera, tras una ceremonia oficial, aseguró que «si fuera necesario tener un nacimiento prematuro, se tendrá que realizar esa terapia […] En nuestro país, la vida de la madre siempre está en primer lugar y nosotros vamos a saber proteger la vida de Belén con todos los instrumentos que nos da la ciencia médica y con todo el cuidado que le está prestando el sistema de salud”.

«Le he pedido al ministro de Salud que se preocupe personalmente por cuidar la salud de Belén. Estamos permanentemente preocupados de su salud y de proteger la vida de Belén», añadió Piñera durante una actividad oficial en la ciudad norteña de Coquimbo.

El diputado de Unión Demócrata Independiente (UDI), Issa Kort, afirmó por su lado que la niña de 11 años «está preparada para ser madre» y se mostró contrario a la posibilidad del aborto.

Y el científico chileno Elard Koch, director del Instituto de Epidemiologia Molecular (MELISA) dela Universidad Católicadela Santísima Concepción, advirtió en un artículo publicado este martes, 9 de julio, que «un robusto cúmulo de evidencia científica, sugiere actualmente que el aborto como tal no resuelve el problema».

Por el contrario, advirtió, el aborto inducido, legal o ilegal, por coerción, como en el caso de una mujer obligada a abortar, «permanece muchas veces oculto, especialmente en menores de edad, convirtiéndose en una forma de perpetuar un ciclo de violencia que puede dejar impune al violador y condenar a la mujer o niña abusada a permanecer en este círculo vicioso».

 

La campaña internacional abortista

En cualquier caso, lo cierto es que las organizaciones abortistas en Chile se han sumado a la campaña internacional que tiene en su punto de mira a países de América Latina con una larga tradición provida para conseguir la despenalización del aborto.

Ese imperialismo del lobby abortista apunta hacía países como El Salvador, Nicaragua o Chile, entre otros, suele utilizar estos casos extremos para justificar sus peticiones de una legislación más laxa ante el aborto, tergiversando incluso las cifras de abortos que se producen en esos países.

Concretamente en Chile, donde en 2008 nacieron 257.840 niños, el lobby abortista internacional afirma que se han practicado entre 160.000 y 200.000 «abortos ilegales», una cifra del todo increíble a tenor de los nacimientos y que supondría casi el 80% de los mismos.

Forumlñibertas

 

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.