La verdad del amor humano

En una época en que mucha gente está perdiendo las convicciones personales que hacen posible el compromiso matrimonial y la creación de familias estables; en una época en la que las leyes ya no son capaces de recoger los contenidos esenciales del concepto de matrimonio y familia; en una época en la que la ideología de lo políticamente correcto impide a muchísimas personas hablar bien del matrimonio y la familia, la Conferencia Episcopal Española ha hecho público un extenso documento («La verdad del amor humano. Orientaciones sobre el amor conyugal, la ideología de género y la legislación familiar») en el que vuelve a proponer la mejor doctrina humanista sobre la familia, la sexualidad y el matrimonio.

Desde este editorial queremos expresamente agradecer a los obispos españoles la coherencia con que la Iglesia católica levanta la voz en defensa de estas realidades tan importantes para la persona y la sociedad sin miedo y sin complejos.

Los católicos pueden sentirse legítimamente orgullosos de la fidelidad y la valentía con que la Iglesia se convierte en testigo de la bondad de la familia y da razones para la esperanza en la posibilidad cierta de construir vidas plenas y felices sobre la base de un amor fiel, comprometido y abierto a la vida.

11 Comentarios

  1. María

    Esto que voy a a comentar es una duda que tengo, ¿se dá más amor a los hijos si los besamos en la boca, en lugar de la mejilla o en la cabecita? , es posible que sea una anticuada , pero teniendo en cuenta despues de un día de trabajo, que a lo mejor hasta hemos fumado , lleguemos al cole a recoger el niño/a y le damos un morrito o piquito.
    Este no tiene nada que ver con religión u otras creencias , es solo una duda . Gracias

    1. El amor a los hijos no depende de dónde le des un beso. El beso en la boca a un niño, o «piquito», es una costumbre adquirida a través de medios de comunicación extranjeros o series de televisión y no es, por tanto, algo natural que nuestros hijos esperen. El amor que esperan los hijos no es sólo cuestión de actitudes o costumbres externas, se fragua día a día con la presencia de los padres, su cariño, su atención, su cuidado, su preocupación y con la coherencia entre lo que dicen y lo que viven.
      Un hijo recibe mucho más cariño cuando ve que sus padres se quieren y le quieren que con una muestra de afecto externa como puede ser un beso.
      Por tanto, y resumiendo: no hay más amor en un gesto u otro. Los gestos ayudan, pero la coherencia convence.

  2. Gladys Laura

    En mi caso estoy casada ya por dos años, pero mi esposo cambio de un día para otro, es muy soberbio, no responde a llamadas telefonicas, no sé sinceramente qué hacer, acudí a su familia que es cristiana, pero me lleve una sorpresa terrible, están completamenet rehacios a mi, que hago? todo esto me esta lastimando mucho, gracias.

  3. Outterslav

    ¿Qué van a opinar, para empezar, sobre el matrimonio y el amor, gente que nunca ha estado casada y (se supone) son célibes y deben mantenerse apartados de todo tipo de relaciones amorosas?

    La gente es libre de actuar como quiera. Lo casos de divorcios han aumentado, sí, pero la sociedad de hoy en día no se puede comparar con la de hace décadas. Y mucho menos con la de hace siglos (época en la que la mentalidad eclesiástica parece seguir atascada).

    Hace años el único método para que los hijos escaparan del yugo paternal en sus casas, era casarse. Y huelga decir que las creencias religiosas estaban mucho más enraigadas en la población entonces. Los matrimonios duraban y duraban, unos más felices que otros. Pero actualmente, ¿todas las parejas de ancianos son o han sido felices con sus parejas? Apuesto a que muchos habrán perdido la pasión hace años, pero por comodidad y circunstancias, la separación era algo implanteable (y es normal).

    Podrán decir un montón de viejos soberbios enfundados en sotanas que los jóvenes de hoy en día sólo piensan en beber, fumar y fornicar con el diablo (muy subjetivo todo), pero al menos tenemos la libertad que no pudieron gozar nuestros padres y abuelos, tanto legal como espiritualmente.

    Los matrimonios más jóvenes es sabido que tienen «poco aguante». La causa más común es el haber ido demasiado rápido, y que no tenemos tanto afán en crear una familia antes de lo 30 por lo menos (o incluso más). Eso ya es sentido común y sensatez. Y hay gente inmadura, irremediablemente.

    Después de todo, quizá el ser humano no esté hecho para vivir siempre con una misma persona. Los hay que sí, por supuesto, pero también muchos que no. Y eso ha ocurrido toooooooda la vida. Desde que viviamos en cavernas, pasando por la edad media hasta nuestros tiempos. Y estoy seguro que cuando éramos animales tampoco habíamos tenido el planteamiento de «casarse». Ah, claro. Hablo refiriéndome a cuando el ser humano aun no habia evolucionado al homo sapiens. Pero vosotros afirmais que fuimos creados a partir del barro y una costilla, ¿verdad? 😉

  4. Félix

    Sólo el compromiso con la Familia y la convicción de que es imprescindible apostar por ella nos hace tener éxito en la vida. A partir de ahí, todo es más facil y el camino está más despejado. Por favor, reflexionar sobre vuestros matrimonios y daros cuenta de que la opción de abandono es totalmente descartable. Agradezco a las personas que son fieles y que apuestan sin medida y sin opciones por su matrimonio y por su familia.

  5. En general, la juventud española está muy lejos del texto del documento y de las palabras del discurso de Monseñor Camino. «la Verdad del Amor Humano». ¿? Nada que ver con los usuarios del móvil y del botellón.¿Hacia dónde va nuestra Iglesia?

  6. Una chica ejemplar y piadosa conoce a un descarriado y lo hace ir por el buen camino.
    Se casan y él vuelve a caer en sus antiguas costumbres. ¿Qué debe hacer ella? Su razón para el matrimonio era hacer una familia ejemplar. ¿Quedará frustrado su sueño?

  7. En una época en que mucha gente está perdiendo las convicciones personales que hacen posible el compromiso matrimonial y la creación de familias estables;……si una de las partes celebra el Matrimonio Católico, para tener hijos para el cielo… y la otra parte, el día de la boda, por la noche, dice que no quiere tener hijos….(aparte del privilegio paulino), ¿Qué puede hacer la parte inocente?

  8. Muy bien.La Iglesia habla del Amor y del matrimonio. , pero ¿Qué pasa cuando el amor se muere por culpa de uno de los cónyuges?.¿Qué debe hacer la parte inocente cuando la otra cae en el vicio de la droga? O del alcohol..o si es infiel o se niega a tener hijos.¿Cómo puede seguir ese matrimonio? En este mundo de apariencias, los engaños premetrimoniales son habituales. La indisolubilidad del matrimonio puede hacer desgraciados a los inocentes.

    1. Juan Luis

      El planteamiento correcto es si alguna vez hubo amor. De la manera que lo expresa da la impresión que no hubo amor nunca entre esos que se «casaron» y que no cumplen las condiciones que la Iglesia reconoce en la existencia del matrimonio, por lo cual la ceremonia que se celebró en su dia era nula y no existió realmente vínculo.
      Los casos de perversión de la personalidad por aparecer la caida en el vicio son diferentes, si en ellos hubo engaño y se mostró una personalidad que no se tenía también hacen que ese matrimonio fuera nulo; si se considera (la caida en el vicio) como una enfermedad advenida y realmente había amor… si había amor el cónyuge sano luchará por ayudar y estar al lado del cónyuge enfermo.
      Es cierto que estamos muy lejos de la realidad social que vivimos, pero hemos de considerar que tenemos la obligación de mostrar al mundo lo que conocemos y que debemos hacer por conducirnos hacia allí, como meta a alcanzar, dando pasos pequeños pero que ayuden a la humanidad a mantenerse siendo imagen y semejanza de Dios cuando éste la creó.

    2. Félix

      Hola Carlos, te contesto que siempre hay un tienmpo previo al matrimonio tan importante como el mismo matrimonio, donde es ahí cuando podemos a través del amor que damos a la otra persona ( futuro cónyuge ), elegir quererlo para siempre y tendremos en cuenta todos estos aspectos que tú comentas ( Alcohol, drogas, engaños ). Es bueno trabajarse la madurez de querer formar una familia con la persona adecuada. Si a posteriori tenemos estos factores, tendremos la fuerza de lucha para vencerlos, ya que habiendo tenido un noviazgo sano y puro en este sentido nos lleva a querer arreglar las cosas. Trabajemos con la juventud en la madurez e importancia de una familia sólida desde los cimientos.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.