Las aventuras de Peabody y Sherman

las_aventuras_de_peabody_y_sherman_cinemanet_cartel1Muy populares en Estados Unidos, los personajes animados del Sr. Peabody y Sherman fueron creados por el californiano Jay Ward para el segmento “Peabody’s Improbable History”, dentro de la serie televisiva “The Rocky and Bullwinkle Show”, que se emitió entre 1959 y 1963. Ahora, DreamWorks Animation los ha llevado a la gran pantalla de la mano del también californiano Rob Minkoff, codirector de “El Rey León”, y director en solitario de las dos entregas de “Stuart Little” y de películas como “La mansión encantada”, “El reino prohibido” y “Atraco por duplicado”. El resultado es entretenido y recupera el estilo alocado de los ‘cartoons’ clásicos.

Afamado inventor y científico, premiado con el Nobel, el Sr. Peabody es el perro más inteligente del mundo. Cuando todavía era un bebé, adoptó legalmente a Sherman, al que ha formado lo mejor que ha podido, de modo que se ha convertido en un chaval muy listo, aunque travieso. Suelen viajar juntos en una máquina del tiempo —el Vueltatrás—, a través de la que descubren aspectos desconocidos de los hechos más relevantes de la Historia. Pero un día, Sherman se pega en el colegio con Penny, una compañera de clase. El Sr. Peabody intenta arreglar la situación invitando a su casa a Penny y a sus padres. Entonces, Sherman enseña el Vueltatrás a Penny para impresionarla, y ambos acaban creando un agujero en el tiempo, que podría alterar peligrosamente el pasado, el presente y el futuro.

Minkoff se luce en una animación digital con cierto aire retro, pero de expresiva gestualidad, muy imaginativa en sus fondos y desplegada a un ritmo endiablado, que disimula la estructura episódica del guión de Craig Wright (“Perdidos”, “A dos metros bajo tierra”). Además, Wright refuerza la unidad del conjunto desarrollando con cierta hondura dramática las relaciones paterno-filiales entre el Sr. Peabody y Sherman, así como los recelos racistas que generan. Todo ello, claro, sin renunciar a los constantes golpes de humor, casi siempre eficaces. En este sentido, se agradece cierta incorrección política, por ejemplo, a la hora de desmitificar, e incluso criticar abiertamente, la Revolución Francesa.

Cinemanet

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.