Lo que no dicen las estadístiscas

Esta semana hemos vivido con horror cuatro casos de violencia en el ámbito familiar. Dos de ellos de violencia contra la mujer que han terminado en 4 muertes; el tercero, una madre que se lanzó con su hija pequeña por la ventana y que se encuentran hospitalizadas. Por último, una anciana que asesinó a su marido con un plato. Cuatro casos terribles, que no pueden quedarse en una fría estadística que siga alimentando medidas ideologizadas que se han demostrado inútiles.

Y es que detrás de esos números hay muchos dramas. Hay familias destrozadas, abuelos, hermanos, amigos que no entienden nada o que se culpan por no haber intervenido a tiempo. Hay rabia, frustación, miedo… Pero, sobre todo, quedan los hijos. Niños que han visto la peor cara del ser humano, la que lleva a matar al otro sin importar las consecuencias o lo que dejan por el camino, sin pensar en esas personitas a las que deberían querer y cuidar y a las que han destrozado la vida. Niños que no sólo han perdido a su madre y han vivido una situación traumática, niños a los que se les ha robado la infancia y la inocencia.

Porque en la violencia contra la mujer hay un vacío y un egoísmo existencial tan grandes que absorben todo lo que tenía esa persona de humanidad. Y los pequeños aprenden esa lección -y convivirán con sus consecuencias– de la peor manera posible.

Por eso, la solución no pasa por buscar culpables. Pasa por buscar soluciones. Es evidente, pero no se está haciendo. Nos hemos acostumbrado a ver estas situaciones como lejanas, «las hacen otros», «yo nunca sería capaz». Por supuesto, hay quienes tratan de sacar provecho y buscan leyes que favorezcan a sus intereses o prejuicios. Y ahí tampoco habrá solución.

La solución debemos darla cada uno de nosotros. La única respuesta posible a esto pasa por la Familia. Por el hogar. Por padres que puedan pasar tiempo en casa, educando a sus hijos, no aislados con sus tablets, teléfonos o series. Necesitamos que la conciliación no sea sólo llegar a casa, sino una implicación plena por parte de los padres en la formación de sus hijos. Que no quede exclusivamente en manos de abuelos, cuidadores o profesores. Que se enseñe a los pequeños que no todo es ya, que no todo es bueno, y que nuestra voluntad no es ley. Que no hay derecho sin responsabilidad asociada. Que «nuestros derechos acaban donde empiezan los de los demás». Enseñar valores como el respeto, el compromiso… que tan lejos y tediosos se presentan hoy en día.

Hagamos que estos casos sean mucho más que estadísticas. Hagamos que sean historia.

3 Comentarios

  1. Edith

    Desgraciadamente en la vida actual sigue habiendo situaciones como estas sin embargo coincido que la familia es un pilar fundamental en la sociedad ya que ahí obtenemos nuestra primera y más importante educación a base del ejemplo. Afortunadamente hoy en día existen muchos canales de ayuda por eso, si tiene problemas con su pareja y quiere resolverlos de la mejor manera sin llegar a la violencia puedes acceder al siguiente link:

    https://go.hotmart.com/H15877390A?ap=0eeb

    Es una buena forma de mejorar la relación con tu pareja y mejorar tu ambiente familiar con toda tu familia.

  2. jose angel

    el argumento está bien. Al menos se dice que el problema es familiar… pero echo de menos más claridad. El problema es mucho más profundo. Nadie dice que la inmensa mayoria de las violencias domesticas contra las mujeres se dan en caso de ruptura matrimonial. Pero eso choca con el topico politicamente correcto que el divorcio y la separacion de la pareja es normal y que no debe acarrear consecuencias. ES mentira. En la biblia se dice LO QUE DIOS HA UNIDO QUE NO LO SEPARE EL HOMBRE. Porque esa separación conlleva muerte y destrucción. Así de claro. Ya es hora de decirlo.

  3. Manuel Hurtado Camarero

    Sin salirse de la doctrina cristiana, descrita en la Sagrada Biblia, en ambos Testamentos, hay multitud de versículos y capítulos enteros que hablan de la educación personal y familiar entendiblemente vivos, claros, y dispuestos para su uso directo y profuso. Sólo hay que hacer uso de la predicación, enseñanza y exposición por quien corresponda, y a niveles de juventud, familia, grupos, etc., que procuren atender su comprensión y aclaraciones necesarias que pueda haber. Y leer, leer.
    Esa educación, como todas, debe empezar en el ámbito familiar, bajo mi humilde perspectiva, para ir asimilando despacio y continuamente, todos los pormenores que vayan apareciendo. Además mediante libros explicativos, y todo tipo de charlas, conferencias, etc., que todos podemos imaginar y proponer o presentar, si llegase el caso.
    Inclusive, podrían promoverse tratamientos específicos de todos esos temas, como lo hacen otras personas o entidades que no nos acepten, hasta en las legislaciones, dada su enorme importancia social.
    Mejorando y ampliando contenidos de cursillos prematrimoniales.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.