Los pactos

apreton-manosEmpezamos el curso escolar bajo la reglamentación de una nueva Ley de Educación: LOMCE- Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa. La séptima de la democracia.

Es evidente que tanto esfuerzo no ha dado el resultado apetecido por las familias españolas. A todas les ha faltado algo fundamental: fomentar, potenciar y facilitar la colaboración entre padres y profesores.

Son varios los casos que demuestran que la relación entre familia y escuela está muy deteriorada, principalmente por falta de confianza mutua. Confianza que hay que recuperar y  restablecer.

Los padres –primeros y principales responsables de la educación de sus hijos-  no pueden quedarse como meros observadores  delegando la tarea más importante que tienen en su vida en las instituciones de enseñanza.

Por eso, hoy más que nunca, se hace necesaria la participación de los padres en los centros educativos. Participación que tiene dos ámbitos singulares:

-Colaboración con el colegio en todo aquello que éste necesite de los padres para llevar a cabo su labor instructiva y educativa.

-Solidaridad y colaboración con los otros padres a través de distintas formas organizativas como las APAs, las escuelas de padres, las comisiones de trabajo, la programación y desarrollo de actividades, etc.

Se habla continuamente de la necesidad de un pacto nacional entre partidos políticos en materia educativa.

El verdadero pacto a promover es el de la estrecha colaboración entre familias y profesores dejando un segundo pacto entre los grupos políticos para cumplir el mandato constitucional: “Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

1 Comentario

  1. José Fernando Calderero Hernández

    Aplaudo a rabiar el enfoque de que «Los padres –primeros y principales responsables de la educación de sus hijos- no pueden quedarse como meros observadores delegando la tarea más importante que tienen en su vida en las instituciones de enseñanza».
    Por eso mismo me parece insuficiente que dé la impresión de que esa IMPORTANTÍSIMA tarea ha de reducirse a «la participación de los padres en los centros educativos» mediante la «Colaboración con el colegio en todo aquello que éste necesite de los padres para llevar a cabo su labor instructiva y educativa» y la «Solidaridad y colaboración con los otros padres a través de distintas formas organizativas como las APAs, las escuelas de padres, las comisiones de trabajo, la programación y desarrollo de actividades, etc.».
    Haciendo ambas cosas, buenas, útiles, interesantes y necesarias, no queda cubierta la responsabilidad que las madres, Y LOS PADRES, de familia tenemos. Está sobradamente probado que lo que más influye en el desarrollo personal de los niños (hablamos de 85 % aprox.) es el ambiente familiar en el que viven. Las escuelas pueden, DEBEN, ser una ayuda; son ellas las que han de colaborar con las familias, que son las auténticas responsables. EL PRINCIPAL CENTRO EDUCATIVO ES EL HOGAR. Saludos muy cordiales con todo mi apoyo a vuestra buenísima labor.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.