Mujer, feminismo y aborto

Esta semana, después de algún que otro debate que he mantenido en redes sociales sobre feminismo y aborto, he visto oportuno buscar los datos concretos y sacar algunas conclusiones que me dispongo a compartir porque creo que pueden ser de gran interés.

Antecedentes: con las elecciones a la vuelta de la esquina, los distintos partidos políticos hacen malabares para diferenciarse de los demás a la vez que esto les permita atraer la mayor cantidad de votos. El feminismo actual, aunque poco a poco va cayendo por el propio peso de sus postulados incoherentes, es un filón del que algunos pretenden hacer bandera. Por eso, pelean entre sí por ver quién es el más radical en la defensa del mismo, y se escuchan auténticos sinsentidos cuyo único objetivo es llamar la atención de la persona de quien se quiere el voto.

Uno de estos brindis al sol es la afirmación de que el aborto es un derecho. Cada vez que lo leo/oigo/veo, me veo obligado a contestar que no es cierto, que el aborto no es un derecho en ningún ordenamiento jurídico del mundo, y que lo que sí es, es un fracaso personal y social donde una vida humana inocente muere (no se interrumpe) por una decisión arbitraria de terceras personas. Y aquí comienzan los debates.

Normalmente, lo que me encuentro en frente siempre es un “es mi cuerpo, yo decido”, “tú como hombre no puedes opinar”, y poco más. Y ellos se encuentran en frente un “es el cuerpo del bebé, y no decide nada” o un “claro que puedo opinar, porque los bebés tienen padre, y porque el aborto es machista por fomentar la irresponsabilidad del hombre que tiene sexo y abandona a la mujer dejándole sola durante el embarazo”.

Lo que más me llama la atención es que el movimiento feminista actual, por las razones expuestas y por los datos que me dispongo a compartir, no condene en bloque una práctica machista que consiste en la segunda causa de muerte para las mujeres en España.

En los últimos treinta años, el 48,42% de las personas nacidas en España han sido mujeres (media a partir de los datos obtenidos del INE). Aplicando ese porcentaje al total de abortos voluntarios producidos en España en el mismo período (sólo los comunicados al Ministerio de Sanidad), concluimos que son 1.100.668 las mujeres que han muerto abortadas. Más de un millón de mujeres menores de 30 años que no podrán acudir a la manifestación 8 de marzo, igual que no pudieron acudir ni siquiera al paritorio. Porque otros decidieron por ellas.

Desde el año 2002 el aborto es la segunda causa de muerte para las mujeres en España, sólo por detrás de las enfermedades del sistema circulatorio, y por delante del cáncer. De media, son 48.500 las mujeres abortadas cada año en nuestro país.

Me parece interesante conocer esta realidad, para poder defender con datos y argumentos lo que más de un millón de jóvenes españolas inocentes jamás podrán defender, porque otros decidieron que acabar con sus vidas era “su derecho”.

Javier Rodríguez
Director Foro de la Familia

2 Comentarios

  1. Javier

    He buscado info y he llegado a este foro, pero, lo que realmente buscaba es, cual es la posición del padre ante la decisión de un posible aborto según el feminismo, es decir, hay consenso en la pareja o solo ella puede decidir?, el feminismo permite el diálogo entre mujer y hombre? Hay voz y voto? O como el cuerpo es de ella, solo decide ella?, acaso el embrión no ha sido resultado de un acto entre ambos?
    No soy machista pero no entiendo el feminismo que veo actual, porque no es el feminismo tradicional de la igualdad,(del cual estoy de acuerdo) si no que es el machismo convertido a mujer, o sea, Actitud de prepotencia de las mujeres respecto de los hombres. (Machismo inverso)

  2. Blanca Parga Landa

    No me gusta nada el siguiente párrafo:

    «Lo que más me llama la atención es que el movimiento feminista actual, por las razones expuestas y por los datos que me dispongo a compartir, no condene en bloque una práctica machista que consiste en la segunda causa de muerte para las mujeres en España.».

    Seamos claros. No es práctica machista.
    Quien se tumba en la camilla para que se le realice un aborto es una mujer; deshecha anímicamente, presa del miedo, invadida por odio, o con unas circunstancias equis.
    Pero hay que ser claros: el aborto es la muerte de un ser humano indefenso que es llevado al patíbulo por una mujer.

    Hay que rezar y pedir el don de clarividencia y el don de fortaleza para toda mujer.
    Para que sea capaz de decir NO al aborto.
    Porque si la mujer dice NO, no hay aborto.

    Blanca Parga Landa

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.