Película de la semana… Las aventuras de Tadeo Jones

Procedente del mundo de los videojuegos, el pucelano Enrique Gato ganó en 2006 el Goya al mejor corto de animación, así como numerosos premios internacionales, con Tadeo Jones, seguido de Tadeo Jones y el sótano maldito, que obtuvo otro galardón de la Academia Española. El personaje venía a ser una parodia de Indiana Jones, muy influida por los comics de «Superlópez», la versión cómica de Superman creada por Jan, autor que finalmente acabó dibujando la versión en viñetas de Tadeo Jones en dos álbumes. Ahora, Gato se lanza a la aventura de debutar en el largo con Las aventuras de Tadeo Jones, una producción de animación digital concebida para tener difusión internacional.

En Las aventuras de Tadeo Jones, el protagonista pierde su modesto trabajo como obrero de la construcción pues anda más concentrado en sus aspiraciones de convertirse en un gran arqueólogo. La oportunidad le llega cuando por una serie de circunstancias acaba sustituyendo a un amigo en un viaje a Perú para llevarle una antigua tabla inca a un profesor que trata de descubrir los restos de una legendaria ciudad perdida. Con ayuda de la hija de éste, un loro mudo, un perro y Freddy, un vendedor de baratijas, Tadeo se ve inmerso en la búsqueda de este lugar, pero tendrá que tener cuidado con los matones de una corporación de cazadores de tesoros.

Se nota que cuenta con un presupuesto restringido en comparación con las superproducciones de Pixar y DreamWorks, sobre todo en la animación de los personajes, muy pobre comparada con la media de las producciones actuales. Por contra, están bastante cuidados los fondos, sobre todo las localizaciones naturales de Machu Picchu. Aunque como pasaba en su precedente más inmediato, la también española Planet 51, a los personajes les falta encanto, se salvan en esta ocasión una momia cuyos movimientos se inspiran en el capitán Jack Sparrow, y el loro, que se expresa a través de carteles.

Las aventuras de Tadeo Jones funcionará entre el público infantil. Sin embargo, el guión, de diálogos poco inspirados, no pasa de homenaje pobre a los filmes de Steven Spielberg, con secuencias de acción muy propias del universo de En busca del arca perdida, pero que recuerdan a los peores títulos de las consolas, sin una mínima entidad propia o capacidad de sorpresa.

El género paródico en teoría debería compensar esta falta de originalidad con risas, pero éstas no se logran en ningún momento. Podría haber seguido la estela del citado historietista Jan, que le sacaba mucho jugo a la hispanización de los tópicos de sus modelos americanos, pero quizás pensando en la distribución internacional no hay nada típicamente español, lo que podría haber dado de sí. Siguiendo la estela de los americanos, se ha contratado a alguna estrella como doblador, aunque no se entiende muy bien que el humorista José Mota doble con acento de España a Freddy, un personaje que debería hablar con entonación en peruano.

El arranque, lo mejor del film, que presenta a Tadeo Jones de niño, promete un mínimo fondo reflexivo en torno a la lucha por hacer realidad los sueños, aunque todo esto finalmente se diluye en el desarrollo. Queda algún pequeño mensaje de medio pelo sobre temas como las consecuencias de la mentira, pero se introduce de forma demasiado rutinaria.

Decine21.com

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.