¿Por qué no la Familia?

Señor Presidente: El pasado sábado tomó usted las riendas de nuestro país. Ha llegado a La Moncloa mediante cálculo político, a través de una moción de censura. Se enfrenta usted a la ya de por sí difícil tarear de gobernar España con la dificultad añadida de su debilidad numérica en un Congreso de los Diputados fragmentado.

Ni siquiera puede contar con volver a juntar a todos los grupos que han hecho posible su ascensión. Entre ellos hay tal diferencia de criterios e intereses que será casi imposible ponerlos de acuerdo en muchos de los asuntos más relevantes. Sobre todo con Ciudadanos y un resentido Partido Popular enfrente.

Ante esta tesitura, su Gobierno necesita un leit motiv que le permita aglutinar mayorías. La ideología no será suficiente, puesto que partidos no progresistas acompañaron su vuelo el pasado viernes. En lo económico tampoco parece que les cuadrarán las cuentas frente a las tendencias de nuestro parlamento… Tendrá que ser lo social, y lo social sin Ideologías.

Permítanos sugerirle ¿Por qué no la familia? Tomos somos hijos. Tenemos hermanos, tíos, abuelos… ¿por qué no aprovechar para poner a la célula fundamental de la sociedad en el centro de la política?

Usted necesita algo sobre lo que reunir a los demás partidos. ¿Por qué no un Pacto de Estado por la Maternidad y una Ley de Familia? Todos los informes alertan de la situación demográfica de nuestro país, con regiones perdiendo población de manera drámatica. Se nos acaba el tiempo. No podemos dejar pasar otros dos años -o el tiempo que piense agotar de ésta- mirando para otro lado.

Es necesario esforzarse por reforzar a las familias. Que ser madre no se vea como una carga, que no SEA una carga, que no se presente como el final de la vida. Debemos  terminar con el nuevo mito de que una madre es menos mujer. Hay mucho trabajo por hacer para fomentar la conciliación y la corresponsabilidad de cara a acabar con la brecha salarial y el techo de cristal.

He aquí algo en lo que todos los partidos se han mostrado comprometidos. Avancemos en ello. También es el momento de promover iniciativas que favorezcan la presencia de los padres en casa. Que animen a estar en el hogar con los hijos, hablando con ellos, educándolos, dándoles ejemplo como reclama la mayoría de los educadores hoy en día. Así se paliarán muchos de los problemas sociales actuales.

Y hablando de Educación, retomen el Pacto Educativo. Pongan por delante de intereses e ideologías a los alumnos, a las familias. Un país necesita un sistema educativo independiente de los vaivenes políticos. Siendo oposición se levantó del pacto. Vuelva a sentarse como Gobierno.

Espero que nuestro escrito pueda, al menos ayudarle a reflexionar. Si decide tomarlo en consideración, estamos a su disposición. En cualquier caso, seguiremos trabajando por la familia, y estaremos atentos a las medidas que le afecten.

Dejar una respuesta