¡Rompe Ralph!

RompeRalph es el “malo” de ReparaFélix, un videojuego de salones recreativos creado en los años 80. Tras 30 años rompiendo cosas en un inmueble y viviendo en un vertedero cuando no toca jugar una partida, Ralph está harto del papel que le toca –nunca mejor dicho– jugar en la vida. Hasta decide acudir a una reunión de malos anónimos, y más animado decide acudir a la fiesta de aniversario del videojuego, aunque no ha sido invitado. Allí le retan diciendo que el día que gane una medalla de las que Félix tiene a puñados, será bienvenido al edificio que suele romper. De modo que Ralph pondrá todos los medios para ganar el preciado metal que le acreditará como héroe, metiéndose en otros videojuegos, lo que traerá consigo algún que otro lío, pero también el nacimiento de hermosas amistades.

El esquema de este ocurrente film animado dirigido por Rich Moore, curtido en las series Los Simpson y Futurama, hace evocar enseguida Tron por lo de mostrar el mundo interno de las máquinas de videojuegos. Pero lo que en aquella trama era tedioso, en ¡Rompe Ralph! se le saca enorme partido, sobre todo porque hay emociones genuinas y enorme sentido del humor. Se manejan ideas conocidas –los personajes de videojuegos con vida propia hacen pensar en Toy Story, los malos anónimos también retrotraen a los depreadores anónimos de Buscando a Nemo–, pero sin caer en el puro mimetismo.

Está claro que los guiños a los juegos de arcade, desde el que da título al film, ¡Rompe Ralph!, a Packman, Sugar Rush, Hero’s Duty, etcétera, harán las delicias de los ochenteros que frecuentaban los salones recreativos. Pero también se vibra con el sino del pobre Ralph, y la singular y catártica relación que entabla con Vanellope von Schweetz, la encantadora pequeña que quiere ganar una carrera en el mundo de Sugar Rush; está bien pintado el contraste y la evolución en la relación entre Ralph y Félix; y tiene gracia esa especie de teniente Ripley de muchas curvas que es la sargento Calhoun, que debe matar a unos peligrosos bichos que se han fugado de su juego, y del que se enamora Félix, alguien que no puede ser más diferente de ella, a pesar de compartir ambos la condición de héroes.

¡Rompe Ralph! se presenta bajo el sello Disney, aunque en este caso, con John Lasseter de productor ejecutivo, las líneas de separación con Pixar cada vez resultan más difusas. Tremendamente entretenido, con grandes dosis de acción y animación encantadora que usa con inteligencia las imágenes originales de los juegos, resulta clave el guión, bien trazado, y la definición de los personajes.

 

decine21.com

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.