Somos capaces de remover los peores males de nuestra época

15750478940_6bc14389de_mSegún pasan los días va siendo cada vez más claro que la manifestación del 22N, fue absolutamente oportuna y ha supuesto, gracias a la generosidad de todos los asistentes, un importante aldabonazo en defensa de la vida en la conciencia de parte importante de la sociedad española.

Para muchos, tanto asistentes a la manifestación como personas que han tenido noticia de ella a través de los medios de comunicación, el 22N ha sido una explosión de esperanza que ratifica que no hay por qué acostumbrarse al aborto y que el trabajo en defensa de la vida y la maternidad es una obligación viva que no depende de los avatares y de las decisiones políticas.

Una vez más se ha demostrado que un conjunto de personas anónimas pero que se sienten responsables del bien de la sociedad en el que viven, pueden incidir positivamente en la calidad moral y en la alegría de la sociedad en que viven. Un evento como el del 22N ratifica la necesidad de que todos sigamos sintiéndonos activamente capaces de remover los peores males de nuestra época y que las mejores armas para ello son la responsabilidad personal, hablar bien de las cosas buenas, personal y conjuntamente, proponer con alegría nuestras convicciones y no dejarse desanimar por nada.

 

El 14 de marzo tenemos una nueva cita de responsabilidad para reafirmar que cada vida importa y debemos ir ya preparando el futuro éxito de esa convocatoria.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.