Stop a la financiación del negocio del aborto

Que el estado financie el negocio del aborto es gravemente irresponsable e injusto. Que lo siga haciendo en plena crisis es ya insultante para la inteligencia.

En 2010, cuando la crisis económica ya era patente y comenzaban los grandes recortes, la nueva “ley del aborto” estableció la financiación pública de todo aborto y de los anticonceptvos de última generación. Poco después, el mismo Gobierno que impulsó la ley del aborto y el mismo Parlamento que la aprobó, acordaron congelar las pensiones y bajar el sueldo a los funcionarios iniciando así un periodo de recortes en el gasto público que continúa hoy. Si  nunca debieran financiarse abortos con dinero público, en un momento en el  que no hay  recursos económicos ni para atender la sanidad y la educación, la financiación estatal de las empresas del aborto resulta especialmente injusta y  ofensiva,  en particular, para las mujeres que ven que si deciden abortar se les paga todo, pero si deciden ser madres nadie acude en su ayuda desde las Administraciones.

No es comprensible que se recorten las pensiones y otros gastos sociales de primera necesidad y a la vez se mantenga la subvención pública a las empresas del negocio del aborto. La connivencia gubernamental con los empresarios del aborto  ¿está por encima de la crisis económica y es más fuerte que su compromiso  con los pensionistas. No parece muy razonable esta escala de prioridades, pues el aborto acaba con una vida humana, es un drama inmenso para la mujer que aborta y hace a nuestra sociedad más inhumana: no debería  ser financiado con dinero público nunca.

En un momento en que se recortan los gastos públicos y se circunscriben a lo esencial, mantener la financiación pública al aborto y las empresas que negocian con él es doblemente escandaloso e injustificable. ¿Por qué no se emplean los recursos disponibles en apoyar a la mujer embarazada para que ejerza su derecho a ser madre, como ya proponen las leyes redmadre aprobadas  en siete Comunidades Autónomas a partir de iniciativas legislativas populares promovidas por el Foro de la Familia, leyes que apoyan políticas de ayuda a la mujer embarazada en situación de desamparo social.

Es hora de que se suprima la financiación pública de las empresas del negocio del aborto. Esta es una decisión de justicia en sí misma y, además, es especialmente oportuna en el actual contexto de reducción del gasto público. El próximo cambio político es buen momento para ello.

 

Benigno Blanco

Septiembre, 2011 Suplemento Familia de ABC.

2 Comentarios

  1. Jorge

    Y lo que es también gravemente irresposable es que en nuestros días se deje someter a voto algo tan básico y elemental para como es el derecho a la vida de los no nacidos.

    Es como si tuviéramos que someter a voto si matamos o no a nuestra propia madre, simpremente porque hay alguien que no deja de repetir machaconamente que si no lo hacemos no somos democráticos.

    O como si sometiésemos a voto la existencia o conveniencia o no de la propia democracia, con el consiguiente riesgo de que ésta fuese terminada. Siempre podrían decir que de todos modos eligieron acabar con la democracia “democráticamente”.

    Un saludo,
    Jorge.B.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.