Trucos para fomentar que los niños lean

Marta Setién en ABC Familia

La lectura es un hábito que se adquiere desde pequeño.

En pleno siglo XXI y con los niños absortos en el mundo digital en el que han nacido, cada vez es más complicado incitarles a que lean. Daniel T. Willingham explica en su libro Educando niños lectores las claves para conseguir que estos hagan de la lectura un hábito y una necesidad.

Para Willingam uno de sus objetivos es «que los niños lean, porque ofrece experiencias que no están disponibles de otro modo» y afirma que «la cultura general se obtiene leyendo. Es una competencia que no tiene nada que ver con los resultados escolares».

En su libro especifica que a todos los niños pequeños les gusta leer, pero a medida que se van haciendo mayores, cada vez van abandonado el gusto o haciéndose más indiferentes. Para fomentar que sigan leyendo y que este hábito se convierta en necesidad, el autor ofrece las siguientes pautas para los padres.

  •  Lectura en alto: ayuda a los pequeños a ampliar vocabulario y a entender la sintaxis más complicada.
  • Cuando no saben leer y fingen que están leyendo en alto, hay que dejarles. Los dibujos estimulan su imaginación y el gusto de tener un libro en las manos.
  • Contarles cuentos: ayuda a los niños a estar concentrados, a querer saber el final y les crea dependencia de futuras historias. Cuando sean más mayores buscarán esas historias en los libros.
  • Dejar los libros a la vista y a mano: que los puedan coger cuando y como quieran.
  • Predicar con el ejemplo: si los niños ven leer a sus mayores, leerán por imitación.
  • Si el niño es reticente, no hay que forzar, pero sí incentivar, por ejemplo «si lees diez minutos conseguirás algo que deseas».
  • Cuando lean en alto, no corregir: a veces se atascan en una palabra o la leen mal. Mejor dejar que sigan su ritmo. Hay que superar la tentación de corregirlos, pues puede desanimarles.
  • Limitar el tiempo de videojuegos y de televisión: los estímulos visuales son muy adictivos y no suponen esfuerzo, con lo que el niño siempre preferirá algo en lo que no tiene que trabajar.
  • Dejadles que inventen, que exploren los libros, que los lean desordenadamente. La curiosidad es uno de los mayores regalos que puede tener un niño.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.