Una pedagogía inaplazable

En un reciente estudio de la Fundación BBVA, han analizado el pensar de los europeos en temas tan controvertidos como el aborto, la eutanasia o los vientres de alquiler, entre otros. En resumen, puede decirse que el aborto no es aceptado con rotundidad excepto en Francia y Reino Unido, la eutanasia gana por goleada en todos los países y los vientres de alquiler sólo se rechazan con claridad en Italia.

Podemos pensar, a la vista de estos resultados, que la causa de la Vida o está perdida o en camino de estarlo.

Pero no es así. Analicemos con un poco de profundidad los resultados obtenidos. Empecemos por el último, la llamada gestación subrogada. Solo Reino Unido y Francia la han regulado y eso ha causado un gran debate en los medios. En ambos países se acepta con claridad;  en el primero tiene casi un 75% de apoyos. Esto indica que cuando se regula algo, se convierte en Ley, tiene lugar lo que los expertos llaman “el valor pedagógico de la ley”, que es otra forma de afirmar que lo que dice la ley es bueno. Hay sin embargo dos detalles que hacen que estas leyes de gestación subrogada sean diferentes: primero, no afectan a la vida de las personas, sino a su dignidad. Segundo, los papeles se invierten y son los partidos de izquierdas los más combativos en su contra. Así se explica que sean leyes que han sido aprobadas con mayorías liberal-conservadoras.

¿Qué pasa con el aborto? Con el aborto pasa que durante muchos años ha habido un gran debate propiciado por la aprobación de leyes inicuas y el debate ha llegado a capilarizar en la sociedad. Se han podido dar razones, argumentos; se ha discutido, nos hemos manifestado (en España y en muchos otros países) y todo esto ha propiciado que la gente comprenda (en su mayoría) el gran drama que supone para el niño, para la mujer y para la sociedad una ley como esta. Y la desafección a esta ley seguirá creciendo. Los jóvenes son los que más la rechazan.

¿Y la eutanasia? Aquí tenemos un sesgo claro en la muestra. ¿Se ha preguntado a enfermos terminales? No. Como mucho, se habrá preguntado a allegados de enfermos terminales, aunque lo dudamos. Por tanto, la opinión que se está obteniendo como casi mayoritaria es la opinión egoísta de una sociedad hedonista que busca “no complicarse la vida” y no enfrentar problemas de asistencia, ni de sacrificio, ni de amor ni de generosidad. Resulta significativo resaltar que en Italia, que hay una gran Ley de Cuidados Paliativos, es donde más se ha rechazado la eutanasia. Allí sí ha habido debate.

¿Qué conclusión podemos sacar? Podemos decir que cuando el juego no está amañado, cuando se puede debatir en libertad, cuando se puede dar “razón razonada” de las cosas que defendemos, entonces actúa la verdadera pedagogía, la pedagogía de la verdad que acaba imponiéndose por sí misma.

Por tanto, hablemos, hablemos de estas cosas; demos nuestras razones y que, sin esperar a que se tramite una ley, exista un caldo de cultivo que pueda hacerla frente.

3 Comentarios

  1. Me parece muy bien lo de exponer con claridad el pensamiento provida; pero creo que hay una tarea más profunda, e imprescindible, pienso yo: «preparar la tierra para la siembra».
    Si se hace, supongamos, un extenda labor de «marketing provida», «vendiendo el producto» y se percibe como un posicionamiento ideológico como otro cualquiera que «lucha» por hacerse oir y ganar adeptos, no creo que avancemos mucho.
    Si en familias, colegios, universidades, medios de comunicación, etc., no se fomenta en serio el sentido crítico y un estilo de vida reflexivo en el que se reconoce la persona, cada uno, como sujeto capaz de pensar y responsable de sus pensamientos y decisiones, en lugar de ser un simple eslabón de transmisión acrítica de ideologías, no iremos muy lejos; en todo caso, si se ganan muchos adeptos se lograrán imponer medidas legislativas que durarán lo que dure el poder político del grupo que las sustentas.
    Me parece a mí.

    1. Foro de la Familia ...

      Es que esa pedagogía no puede limitarse a campañas de márketing. Debe estar en los colegios, en charlas, en las parroquias… es una labor ingente. Y se necesita implicación por parte de quienes defendemos esta postura.

  2. Javier

    Totalmente de acuerdo con la pedagogía. Tal vez es hora de «hablar» en las marquesinas, en los carteles, en las calles y en los colegios (al menos en los que defienden la Vida, que son muchos, pero se habla muy poco) de esas cosas buenas que tiene defender la vida.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.