Vale la pena

La modificación substancial de educación para la Ciudadanía, al igual que la anunciada reforma de la Ley del aborto de 2010, demuestran que la movilización ciudadana y la defensa de los valores que merecen la pena van consiguiendo éxitos aunque sea poco a poco, con gran esfuerzo y con cierta lentitud. Todas las personas y entidades que en los últimos años vienen trabajando honesta y desinteresadamente a favor de la familia y la vida pueden sentirse legítimamente orgullosas de estar ayudando a construir un  mundo más humano y habitable.

En ocasiones puede parecer que nuestro trabajo es inútil por que las manifestaciones, las protestas, las recogidas de firmas, etc no suelen producir un efecto inmediato sobre la vida política y las leyes. Pero ejemplos como los citados de EpC y el aborto demuestran que el trabajo responsable y continuado, sin desánimos por la ausencia de resultados a corto plazo, van produciendo su fruto.

Todo en la vida tiene un crecimiento lento y, como en el caso de las semillas, inicialmente oculto e invisible. Pero sino se deja de cuidar el jardín al final los frutos aparecen. Vale la pena

1 Comentario

  1. Blas

    Lo de las semillitas esta muy bien. El problema es que cuando se empiezan a ver los frutos después de mucho esfuerzo y trabajo de muchos, viene la ideología de turno y tala el árbol. No hay que dormirse en el laurel. Blas

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.