Vida, Libertad, Familia

Son los tres pilares del Foro de la Familia: Vida, Libertad y Familia. Los tres son consustanciales al ser humano, siempre han estado presentes y se ha hablado de ellos. Nos encontramos en un momento histórico en el que los tres son profundamente atacados y cuestionados. Pero, por fin, se atisba una reacción igual de grande en su defensa.

La imposición del relativismo como dogma supremo ha llevado a una sociedad en la que, como todo da igual, todo es válido, la única realidad que importa -o existe- es la que cada uno considere. O le interese. O le apetezca. Hedonismo, nos llenamos de derechos y olvidamos los deberes. Y así, se olvidan también los derechos de los otros. Un cóctel que está explotando en la actualidad con el aumento de la violencia, de la violencia contra la mujer, las manadas, el consumo de la pornografía, y un largo etcétera.

Por supuesto, el relativismo necesita al individuo aislado. Por ello la institución familiar, con los lazos que genera, es uno de sus principales objetivos. Un individuo solitario es más fácil de convencer de la superioridad de sus postulados y de sí mismo que otro que convive con padres, hermanos, incluso abuelos, y establece relaciones profundas, comprobando que la familia es mucho más que la suma de sus miembros. En los últimos años no han cesado los ataques contra la familia, comenzando por el matrimonio, presentado como una cárcel, y siguiendo por los padres, a los que se trata de criminalizar y reducir al papel de guardadores de sus hijos.

En este sentido es notable el esfuerzo volcado para arrebatar a los padres el derecho a educar a sus hijos en libertad. De hecho, se intenta atribuir directamente al Estado, un ente muy posterior a la familia, la titularidad de este derecho. Así, en aras del «bien superior del menor», y por la sociedad, se justifica que se ideologice a los hijos, a pesar de los valores y creencias de los padres. Para ello, hay quien no escatima en descalificativos a los padres que pretenden defender sus derechos y los de sus hijos. Por fortuna, cada vez son más quienes han puesto el pie en la pared y plantan cara.

Lo mismo está ocurriendo con la defensa de la Vida. Tras muchos años de vendernos el derecho al aborto, la evidencia científica está respaldando los argumentos Provida. A la vez, los jóvenes comprometidos están dando cuerpo a una nueva «Generación Provida» con argumentos, preparados y valientes, que no les ha importado dar la batalla en minoría y que van sumando una mayoría cada vez más notable.

Es un momento clave. Difícil, pero que requiere de compromiso y de cada uno de nosotros. Pero si hay algo claro es que se puede. Entre todos. 

 

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.