Yo pongo la X en la casilla de la Iglesia

Y lo hago porque me parece que es el mejor destino para mi dinero, dado que la Iglesia es en nuestro mundo la más firme y coherente defensora del hombre, su dignidad y sus derechos. La Iglesia cuida de verdad y con gran eficacia a los hombres concretos que necesitan ayuda y de los que nadie se acuerda: pobres, desempleados, hambrientos, enfermos, ancianos, niños abandonados, mujeres solas..; allí donde hay un menesteroso del que nadie se ocupa, está la Iglesia a través de sus manos generosas para acoger, dar cariño y cuidado, prestar servicios materiales y apoyo espiritual. Y esto tanto en las zonas más pobres del mundo –desde las calles de Calcuta a los desiertos del Africa subsahariana, desde los valles andinos a los lugares de guerra abandonados por el Occidente rico-, como en las calles de las ciudades del mundo rico occidental en las cuales -junto a la opulencia escandalosa de los buenistas- están los comedores para pobres, los hogares para enfermos de SIDA, las residencias para ancianos, los pisos  para chicas desamparadas, los bancos de alimentos, las redes de apoyo a las embarazadas, etc;  centros e iniciativas gestionados e impulsados por monjas, voluntarios católicos laicos, misioneros y curas que saben poner corazón y generosidad donde otros -los que piden que la Iglesia pague el IBI, por ejemplo- solo ponen discursos, palabrería e indiferencia.

Cuando alguien pasa hambre en nuestras ciudades, no acude a la sede de los partidos políticos,  de los sindicatos o de las organizaciones empresariales; busca un comedor de Cáritas. Cuando un funcionario de servicios sociales se encuentra sin presupuesto para atender a dependientes, no los deriva a los que salen todos los días en los telediarios dando lecciones sobre cómo resolver la crisis, sino que los envía a la denostada Iglesia y sus instituciones porque sabe que allí se les atenderá de verdad. Cuando una chica desamparada y sola, abrumada por su embarazo problemático, necesita ayuda, no acude a la sede de las organizaciones feministas que se llenan la boca con los derechos de las mujeres, sino que llama a la buena gente que por amor de Dios se solidariza de verdad con ella y sus problemas. Cuando un inmigrante sin papeles ni empleo necesita un medio de subsistencia para no morirse de hambre, acude a la red parroquial que gestiona eficaces bolsas de trabajo basadas en la generosidad de los fieles y no a los que gritan en las calles a favor de los derechos de los trabajadores.

Yo pongo la X en la casilla de la Iglesia porque ésta no se limita a hacer esa inmensa labor solidaria –aunque bastaría esa razón-, sino que hace una labor aún más importante: difunde una verdad sobre el hombre y el mundo que sustenta y da vida a esa generosa movilización solidaria a que me he referido. La Iglesia es depositaria de una vieja sabiduría sobre la dignidad y valor de todo ser humano, sobre las razones para la esperanza, sobre el sentido de la vida y la muerte, que es la verdadera reserva de humanismo real, sólido y consistente, que queda en nuestra época; y es una depositaria activa: no se limita a conservar en viejos códices este saber sobre lo humano, sino que lo actualiza, lo hace vida en sus hombres y mujeres, lo transmite, lo enseña a las nuevas generaciones; y así fecunda de alegría y esperanza este mundo triste y seco. Gracias a la Iglesia y su labor pedagógica continua, gracias a los cristianos que hacen vida en sus carnes el aprecio a lo humano propio de quienes están convencidos de que todo hombre es portador de una dignidad inviolable, gracias a las familias cristianas que se abren a la vida sin miedo y que educan en el amor y la esperanza, gracias a los clérigos que administran la presencia de Dios entre nosotros con sus sacramentos y su doctrina, gracias a los cristianos que en todos los rincones de la sociedad encarnan un estilo de vida alegre y abierto a los demás,…gracias a la Iglesia en definitiva, hay esperanza de que el futuro no es de los depredadores ni de los mercados ni de los violentos, sino del hombre.

Yo marco la X en la casilla de la Iglesia porque le estoy profundamente agradecido: por lo que ha hecho por mí y por lo que hace por este mundo que es el mío. Yo marco la X en la casilla de la Iglesia, porque deseo aportar mi granito de arena a la institución que más hace para que este mundo nuestro sea habitable y digno del hombre. Yo marco la X en la casilla de la Iglesia porque quiero coadyuvar a que la Iglesia siga sembrando en nuestro mundo caridad, doctrina, esperanza, justicia, humanidad y fe en el hombre (y en Dios, que es condición para todo lo demás, dicho sea para concluir).

 

 

Benigno Blanco Rodríguez

Presidente del Foro de la Familia

ABC, 8 de Junio de 2012

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.