La cultural de lo provisional

Por María Torres, 25 años.

El otro día me producía una enorme sensación de coraje y pena escuchar que mi generación somos jóvenes en una cultura de aversión al riesgo. Decían que no queremos tener hijos por miedo, por falta de confianza en nosotros mismos y en el futuro. Y lo que más rabia me da, es que, en general, tienen razón.

Vale que las circunstancias laborales, políticas y sociales no sean las más adecuadas, pero nosotros nos hemos convertido en unos cobardes. No estamos dispuestos a sacrificarnos para formar una familia; nos hemos acomodado en la mediocridad, queremos alargar nuestra adolescencia para evitar el compromiso. Y no nos damos cuenta de que solo avanzamos hacia detrás, es decir, retrocedemos.

Se ha impuesto un lema: “Vive libre, no a las ataduras”. Y nos está destruyendo poco a poco. Nos está quitando algo tan humano como el deseo de comprometer nuestra vida junto a otra persona y tener hijos juntos.

Nos hemos quedado en lo banal, en el puro goce, y eso nos hace tener miedo a aquello que, como decía el Principito, tiene tanto valor: “Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hace tan importante”.

Los jóvenes nos hemos acostumbrado a vivir con miedo: tenemos miedo a no encontrar un trabajo estable, miedo al compromiso, miedo a la responsabilidad, miedo al fracaso. Y lo que nos hace falta es una buena dosis de confianza en nosotros mismos. No podemos dejar que los tiempos nos coman, sino enfrentarnos a ellos. ¿Qué peores situaciones hay en el mundo que las guerras o el hambre? Nosotros no podemos permitirnos dejar la vida pasar.

Tenemos que coger el toro por los cuernos, y enfrentarnos a la realidad. No podemos quedarnos de brazos cruzados esperando que nos creamos suficientemente maduros, con mucho dinero o con la suficiente capacidad para darnos a una persona de manera indefinida. Tenemos que volver atrás, a cuando éramos niños, para percatarnos de qué es lo que de verdad importa (y no me creo que ninguno conteste que las cervezas que se tomó con los colegas o las salidas nocturnas de un fin de semana).

Claro está que nadie debería casarse o tener hijos por coacción o porque es lo que se espera de cada uno, pero jamás dejar de hacerlo por miedo. Somos personas y no borregos, así que tenemos que arriesgarnos, tenemos que decidirnos a ser adultos de verdad. No solo para ganar un sueldo y sentirnos satisfechos profesionalmente, sino para ir más allá. Tenemos que hablar entre nosotros de cosas más profundas, no quedarnos en la mera superficialidad y en el qué dirán.

No callemos ante esta mentalidad de que somos la prole insegura, la que no se atreve a luchar y a dejar de lado lo efímero. Demostremos con actos que valemos y que seremos nosotros los que hagamos una verdadera revolución social recuperando la cultura del esfuerzo, la del «no todo vale», la del compromiso, para dejar a las generaciones futuras una sociedad con unos valores como los que nos encontramos nosotros cuando éramos niños.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa, también cookies de Addtoany para permitir compartir contenido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.